Murió Félix Gigena Luque, el incomparable relator de jineteada

Jesús María. Félix Gigena Luque el relator de jineteadas que más tiempo permaneció en el Festival de Doma y Folklore de Jesús María murió el martes. Gigena Luque había abandonado los escenarios en el año 1993, después de un accidente cerebro vascular que sufrió cuando viajaba a Brasil a un encuentro de jinetes.

Gigena Luque dejó su impronta en el Festival desde la segunda edición, oportunidad en la que ofició como animador en el escenario. En el año 1968, cambió el escenario por el palco de relatores y demostró, año tras año, un dominio absoluto e indiscutible de la tradición gauchesca.

Ya en la primera edición, Gigena Luque había asesorado a los organizadores sobre los lugares en los que había que buscar jinetes –ese año, no hubo clasificación por provincias– y muchos de los campeones de jineteada de esa edición habían sido señalados por el relator.

Gigena Luque hacía de su trabajo docencia: ilustraba a los espectadores sobre el reglamento del festival, sobre los términos empleados en el lenguaje de los hombres de campo, y sabía de caballos y de jinetes como ninguno. Supo manejar los silencios, los aplausos y los climas en el público con gran ductilidad. Los testimonios de quienes lo conocieron son unánimes porque era amigo y defensor de los jinetes.

El día jueves de la edición 30ª, se realizó un rodeo en el campo y Gigena Luque subió al palco de relatores que, desde ese año, lleva su nombre. En agosto de 1995, se realizó un festivalito a beneficio de él con el objetivo de juntar dinero para que se comprara una casa, meta que no se llegó a concretar. En el ‘98 recibió el premio Jerónimo Luis de Cabrera. Después de esa fecha, Gigena Luque virtualmente desapareció de los festivales y la noticia de su fallecimiento dejó una gran congoja en los organizadores del Festival.

 WHATSAPP FMA102
Compartir