El escritor, una de las figuras literarias de Estados Unidos más importantes, murió a los 86 años en California por una neumonía. Su obra está regada con observaciones mordaces sobre la política, el sexo y la cultura estadounidense que le enfrentó a sus rivales.

“Vidal falleció el martes en su casa en Hollywood Hills por complicaciones de una neumonía”, informa hoy Los Angeles Times.

El importante legado literario de Gore Vidal incluye una serie de novelas históricas – ‘Burr’, ‘1876’, ‘Lincoln’ y ‘La Edad de Oro’, entre otros – así como la rompedora comedia satírica transexual ‘Myra Breckenridge’.

Empezó a escribir cuando era un soldado de 19 años de edad destinado en Alaska, y basó ‘Williwaw’ en sus experiencias en la II Guerra Mundial.

Su tercer libro, ‘La Ciudad y el Pilar de Sal’ causó sensación ya en 1948 porque era una de las primeras apariciones de un personaje principal abiertamente homosexual.

Vidal se refería a sí mismo como un ‘gentleman bitch’ y fue tan egoísta y cáustico como elegante y brillante. Además de codearse con los grandes escritores de su tiempo, se enfrentó directamente con muchos de ellos.

Vidal considera Ernest Hemingway una broma y comparaba a Truman Capote con un “sucio animal que ha encontrado su camino en la casa”.

 

Telam

 WHATSAPP FMA102