Florencia Arietto le propuso a Javier Cantero un esquema de trabajo para combatir el accionar de los violentos. El titular de Independiente aceptó y la abogada de 35 años asumirá el sábado como la primera jefa de seguridad de un club de fútbol. Escuchala

“Estudié derecho para defender a los débiles y hoy los débiles son los hinchas comunes que no pueden ir a la cancha con sus hijos”, expresó Florencia Arietto, la mujer que el sábado concretará un hecho inédito en el mundo: asumirá como jefa de seguridad de un club de fútbol.

Lo hará en Independiente, el club que marca el camino de la lucha contra la violencia con hechos concretos, ya demostrados, y con una política planificada en ese rumbo.

Así fue que Javier Cantero le concedió a Arietto su pedido de audiencia, cual ciudadana común: “El primer contacto que tuve con él fue cuando vi por televisión que discutió con “Bebote” Álvarez. Le pedí una audiencia, conversamos y quedé a su disposición para lo que fuese útil”, recordó.

Arietto agregó después que quedó a la espera de una respuesta, y la recibió: “Fue una convocatoria que me pareció muy interesante. El club terminó por rescindir el contrato de quien era el jefe de seguridad, un policía exonerado con antecedentes de haber torturado hasta la muerte a una chica en la Comisaría 1° de Florencio Varela”, contó.

“En ese marco me propusieron formar parte del club y voy a poner alma, corazón y vida para acompañar una cuestión que vale la pena”, dijo al respecto de los parámetros que Independiente estipuló para luchar contra la violencia.

 

Sus intenciones

Arietto, abogada de 35 años, tiene diferentes posgrados en materia de seguridad, uno de los cuales aplica a los espectáculos deportivos pero tiene, sobre todo, la convicción de llevar adelante una política a través de la cual las familias vuelvan a tener garantías en los estadios de fútbol.

Es titular de la ONG Arde la Ciudad, cuyo lema de fundación dice: Con el objetivo de caminar a la par de los pibes de nuestra patria que han sido privados de todo”.

Y, en ese sentido, subraya: “Tengo una historia de militancia con la seguridad principalmente en los barrios más humildes. Siempre estuve en contra de la cuestión fácil del derecho penal que es ir a buscar a los pobres”.

Su trabajo se mezclará ahora con actividades que fueron siempre materia masculina pero, asegura, no se siente menos que nadie. Ni siquiera se compara: “Yo para los negocios de la barra soy un estorbo. Sea mujer, hombre, perro o el presidente de la república, porque así es el código del hampa”.

Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada

“Enfrentaremos a los barras con la ley, con la justicia y con la policía honesta. Combatiendo fuertemente desde la prevención. Se puede construir seguridad democrática y erradicar a los violentos. Los barras no son hinchas y la cultura del aguante no está buena si hay balas de por medio”, sentenció.

Para materializar su trabajo, sin embargo, aseguró que no podrá sola: “Ninguna gestión en seguridad es exitosa si no hay compromiso ciudadano. Convoco a todos los hinchas de Independiente para discutir de qué manera se construye la seguridad en un club”.

 WHATSAPP FMA102