Villa Cubas venció a San Lorenzo y se quedó con la copa

Villa Cubas derrotó el pasado domingo 12-11 en penales a San Lorenzo y se quedó con la Copa “Ciudad de Catamarca”. El partido había terminado 1 a 1.

El que ríe al último ríe mejor dicen. El domingo, en el “Bicentenario”, fue así. El equipo titular de Villa Cubas, que tuvo que sufrir mucho, pudo derrotar por 12 a 11 en los penales a San Lorenzo de Alem, para quedarse con la Copa “Ciudad de Catamarca” que otorgó la Municipalidad de la Capital, en el marco del amistoso desarrollado en el estadio “Bicentenario”. En el tiempo reglamentario los clásicos rivales habían igualado 1 a 1.
Mario Cejas, a los 6 minutos de la primera parte, le había dado la ventaja al “León”. Pero cuando el partido se moría y parecía que el resultado quedaba así, apareció Raúl Cisterna, quien había ingresado desde el banco, para poner el empate “Santo”. Fue sobre los 42 del complemento.
Luego vino una infartante definición desde los doce pasos, en la que hubo de todo. Tiros en los palos, atajadas de los arqueros, grandes ejecuciones, alegría y tristeza. Quizás el que más fastidioso se marchó del estadio fue el lateral Leonel Carrion, a quien el arquero villacubano, Fermín González, le contuvo dos penales. Luego de atajarle el último, Walter Molina decretó el último gol para producir el estallido.
En cuanto al desarrollo del juego, fue bastante discreto. Lo mejor se vio en la etapa inicial. Allí se vieron las mayores ocasiones de gol, con un leve dominio de Villa Cubas. Un error del fondo “Santo” le permitió al equipo del Altiplano ponerse en ventaja. Ibáñez no pudo despejar y se la dejó a Sosa. El “Lagarto” remató, Ubaldo alcanzó a desviar el balón y Cejas en el rebote la mandó a la red.
Ya en el complemento se vio muy poco. Recién a los 40 apareció la primera jugada clara, en donde Ricardo Tapia se perdió lo que podría haber sido el 2-0. El volante recibió un centro y la tenía que empujar a la red, pero la tiró afuera.
Esa falla dejó con vida a San Lorenzo, que aprovechó la situación. A los 42 un centro cayó al área, Pajón la peinó y Cisterna, que se topó con el balón, resolvió muy rápido para poner un puntazo de derecha que se metió en el primer palo. El “Cuuucuu cuucuu…” bajó de las tribunas.
La definición se alargó hasta los penales y los 30 disparos aceleraron los latidos de los corazones de la multitud. Al final se escuchó el rugido del “León”.
Villa Cubas y San Lorenzo se volverá a ver y será en el marco de la 8va. fecha del Argentino B. Posiblemente, el 4 de noviembre.

 WHATSAPP FMA102
Compartir