Kiss iluminó con su música una noche llena de apagones

Luego de tres años sin tocar en nuestro país, Kiss volvió a deleitar a sus fans argentinos con un gran fiesta. Porque, una vez más, quedó demostrado que la banda de Gene Simmons y Paul Stanley no hacen recitales, sino verdaderos shows en los que permanentemente sorprenden y agasajan al público que acompaña cada una de las ocurrencias de los músicos.

El espectáculo comenzó cerca de las 22, para esperar a las miles de personas que se habían demorado por el caos que se vivió en la Ciudad de Buenos Aires por los distintos apagones. Como no podía ser de otra manera el tema que dio inicio al show fue “Detroit Rock City”, un verdadero clásico.

Luego continuaron otros éxitos como “Shout It Out Loud”, “Lick It Up”, “God Of Thunder”, “I Love It Loud” y “Hotter Than Hell”, entremezclados con canciones de su nuevo álbum, “Monster”.

La conducción de la fiesta volvió a estar a cargo de Paul Stanley, que se lució con sus diálogos en  español, su eterno “Buenos Airessssss” y con algunas extrañas canciones en nuestro idioma como “Guantanamera”, el comienzo de “Cielito lindo” y “La paloma blanca”, que fueron muy festejadas por el público.

Además la noche tuvo un condimento extra, el cumpleaños de Tommy Thayer. Antes que el guitarrista interprete uno de los temas, Stanley le pidió a la gente que le cantara el “Happy Birthday”. Aunque el festejo no terminó allí, ya que varios minutos después sorprendieron al músico con una torta y un nuevo canto de “Feliz cumpleaños”.

Durante el show, Gene Simmons voló por los aires para terminar cantando en una tarima colocada cerca del techo, en donde estaban las luces superiores; Paul Stanley cruzó medio campo gracias a una especie de cablecarril; Thayer lanzó fuego de su guitarra y Eric Singer, el baterista amenazó al público con una gran bazooka que terminó también lanzando pirotecnia.

La música continuó con éxitos como “Calling Dr. Love”, “Psycho Circus”, “Love Gun” y los hits “I was made for loving
you” y “Rock and Roll all night”, que fueron acompñados por explosiones, fuego y la ovación de la gente.

No hubo tiempo para bises. La banda se despidió, luego de dos horas, con un show de fuegos artificiales que duró más de 10 minutos. El final ya no tenía a los músicos en el escenario pero sí una gran bandera que decía: “Argentina, we love you. Kiss”.

 

Infobae

 WHATSAPP FMA102
Compartir