Irán va a las urnas para elegir al sucesor de Mahmoud Ahmadinejad

Iran

Las urnas se abrieron a las ocho de la mañana (03.30 GMT) en Irán para elegir entre seis candidatos un nuevo presidente que sustituya a Mahmoud Ahmadinejad, que ha cumplido en el cargo los dos mandatos consecutivos que le permite la Constitución.

 

Más de cincuenta millones de ciudadanos, dos terceras partes de la población del país, están convocados a votar en los undécimos comicios presidenciales de la República Islámica de Irán, en sus 34 años de existencia.

 

También se eligen unos 126.000 representantes municipales, en unas elecciones locales que por primera vez coinciden con las presidenciales.

 

Cerca de 67.000 centros electorales, con unas 130.000 urnas, se han instalado en todo el territorio de Irán para recibir el sufragio de los 50,5 millones de electores mayores de 18 años, de los que 1,6 millones son nuevos votantes.

 

 

 

 

Represión previa a los comicios

 

 

Amnistía Internacional (AI) señala que, en los últimos días, el gobierno de Irán realizó detenciones arbitrarias y cometió abusos contra los derechos humanos dirigidos contra periodistas, activistas políticos, sindicalistas, estudiantes y defensores de los derechos de las minorías étnicas y religiosas en el país.

 

De acuerdo con el documento Iran: Repression of dissent intensifies in run-up to presidential elections, realizado por la organización, “la escalada de la represión es un intento vergonzoso por parte de las autoridades de acallar las voces críticas”a días de las elecciones presidenciales.

 

“Este aumento reciente de los abusos viene a subrayar el incumplimiento manifiesto y constante de las normas de derechos humanos por parte de Irán a través de lapersecución de disidentes políticos y delata la ausencia notoria de un discurso significativo en materia de derechos humanos en la campaña electoral”, añade AI.

 

 

AI recuerda que al menos cinco periodistas han sido detenidos en relación con su trabajo desde principios de marzo de este año, junto con profesionales de la agencia de noticias Mukrian. También activistas políticos y representantes sindicales fueron blanco de los ataques represivos.

 

Por otro lado, Google denunció este miércoles ataques orquestados para robar contraseñas de decenas de miles de iraníes que se disponen a votar para elegir presidente.

 

“Los blancos y el momento elegidos sugieren que esos ataques tienen una motivación política vinculada a la elección presidencial iraní del viernes“, afirmó el vicepresidente del gigante de internet, Eric Grosse, en su blog.

 

Si bien Google no responsabilizó directamente al Estado iraní por el ataque, destacó que la firma “tiene por norma alertar de los ataques informáticos emprendidos por gobiernos o cualquier otra actividad sospechosa, e intentar rechazarlas”.

 

 

Principales candidatos

 

 

De los ocho candidatos seleccionados entre 686 aspirantes a la presidencia inscritos, dos han renunciado y han quedado seis, cuatro ultraconservadores, cercanos al líder supremo, ayatolá Ali Jamenei, un reformista y un tecnócrata.

 

 

Los ultraconservadores son el secretario del Consejo Supremo de Seguridad nacional, Said Jalili; el asesor del líder Ali Akbar Velayati; el alcalde de Teherán, Mohamad Bagher Qalibaf, y el secretario del Consejo del Discernimiento, Mohsen Rezaei.

 

Como candidato de consenso de los reformistas ha quedado  Hasan Rohani, que espera poder conseguir votos suficientes para forzar una segunda vuelta con uno de los ultraconservadores, que están divididos.

 

Ayer, varios canales de televisión y agencias iraníes vaticinaron una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados, que se celebrará el 21 de junio, si ninguno de los aspirantes a la presidencia supera el 50% de los sufragios.

 

 

El resultado provisional de las presidenciales lo dará a conocer el Ministerio del Interior, previsiblemente en menos de 48 horas, y luego habrá un periodo de reclamaciones que resolverá el Consejo de Guardianes, organismo religioso que supervisa la vida política del régimen teocrático, que promulgara el resultado definitivo.

 

Más de 300.000 policías se harán cargo de la seguridad de las elecciones en todo el país, según ha afirmado el jefe de la Policía Nacional, general Esmail Ahmadi Moghadam. Estarán apoyados por militares y milicianos de los Voluntarios Islámicos.

 

Entre otras medidas de seguridad, desde ayer y hasta mañana permanecerá cerrado el paso fronterizo de Mehran, en la divisoria con Irak, según el gobernador de la zona, Hoyatola Nasiripur, mientras el ministro del interior, Mostafa Mohamad Nayar, ha dicho que también se podrían cerrar otros puntos de cruce internacionales.

 WHATSAPP FMA102
Compartir