Presidenta Cristina - Universidad de Córdoba

“Cuánto le costó a las mujeres sufragistas y a Evita conseguir el voto femenino”, recordó la jefa de Estado a modo de ejemplo del tiempo que tardan las luchas mediante las cuales se consiguen nuevos derechos.

Cristina lo expresó al hablar en el masivo acto que encabezó esta tarde en esta capital provincial, como celebración por los 400 años de la Universidad Nacional de Córdoba, la más antigua del país y la cuarta fundada en América.

En su discurso, afirmó que “la historia es indetenible”, y advirtió que “aquellos que creen que a través de una resolución podrán frenar una reforma” tienen que saber que “ninguna sociedad soportó que frenen la democracia”.

En ese contexto, la jefa de Estado aludió al fallo de la Corte contra la reforma del Consejo de la Magistratura, y señaló que “ayer nos dieron algún dolor, pero nos vamos a curar porque tenemos buenos remedios”.

Agregó que “las reformas vienen indetenibles porque indetenible  la voluntad popular, la voluntad de participar y la voluntad de decidir del pueblo argentino”.
“La historia lo demuestra con los 400 años de esta universidad”, remarcó Cristina.

Insistió en que “no vamos a tener que esperar tanto para lograr las reforma, no se preocupen, en la aquella época no había Internet; las reformas vienen, son indetenibles”.

La Presidenta arribó esta tarde a Córdoba acompañada por el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido; el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro; el de Legal y Técnica, Carlos Zannini y el ministro de Educación, Alberto Sileoni, entre otros funcionarios.

La jefa del Estado fue recibida en la aeroestación cordobesa por el gobernador, José Manuel de la Sota y otras autoridades de la provincia mediterránea, y desde allí se dirigió a la sede de la Universidad Nacional cordobesa.

Al hablar como oradora central del acto, Cristina también señaló que “no conozco ningún cambio donde no estén todos los jóvenes”.

“No se enojen con los jóvenes, al contrario”, afirmó la jefa de Estado, tras referirse a la lucha que dieron los jóvenes cordobeses para lograr ser parte del gobierno de la Universidad.

En ese sentido, resaltó la Reforma Universitaria de 1918 y recordó que antes de ese cambió histórico “las cátedras era hereditarias”.
La Presidenta aseguró que “en esta década ganada para todos los argentinos, no podían estar ausentes los universitarios”, y recordó que en las épocas de clausura democrática “ustedes los universitarios como los trabajadores no eran tenidos en cuenta”.

Agregó además que “deberían tener más vergüenza los que quieren recortar algunas libertades a los argentinos”.

La Presidenta también sostuvo que “no vengo a agraviar ni descalificar a nadie, solo quiero que Córdoba vuelva a ser lo que alguna vez fue”.

“Quiero que Córdoba vuelva a generar dirigentes de la talla de Agustín Tosco, Atilio López y Amadeo Sabattini, y vuelva a marcar el paso de la historia como lo hizo en otros tiempos”, remarcó.

Además, Cristina  afirmó  que “es bueno reflexionar y saber que ser universitario, más que un privilegio, es un deber de compromiso con el pueblo”.

“Nosotros, hijos de trabajadores que pudimos acceder a la universidad pública y gratuita, tenemos que tener un compromiso para devolver parte de lo que la Nación nos dio”.

Sobre el final de su discurso, instó “vamos Córdoba para adelante, junto al proyecto nacional, este proyecto que le ha cambiado la vida a los argentinos”.

“Juntos y unidos somos invencibles porque somos parte de la historia viva de nuestro país”, finalizó la Presidenta.

 WHATSAPP FMA102