Brasil derrotó a Uruguay y se clasificó a la final de la Copa Confederaciones

Uruguay - Brasil

Cada vez que juegan Brasil y Uruguay por un torneo internacional aparece el recuerdo de lo que significó la hazaña “charrúa” en el Mundial de 1950, cuando derrotó al elenco local en el mítico estadio “Maracaná”. Aquella victoria significa un elemento fundamental para la motivación “celeste”, la escencia del líder de aquel momento Obdulio Varela, la  intenta tener en el presente Diego Lugano. Además, el tridente ofensivo compuesto por Forlán, Suárez y Cavani son herramientas más que suficientes para sorprender al anfirtrión del torneo, aunque se juegue en un escenario distinto: el Mineirao de Belo Horizonte.

Corría el minuto 14 y los conducidos por Oscar Washington Tabárez tenían la posibilidad de abrir el marcador. Una falta de David Luiz sobre Diego Lugano, adentro del área, le permitió al chileno Enrique Osses sancionar la pena máxima. Desde los 12 pasos el goleador de la última Copa del Mundo tomó la pelota con el objetivo de alcanzar la red. Pero su disparo fue tan anunciado que Julio César logró desviar el remate con una tapada extraordinaria. El penal errado significaba un factor fundamental en el aspecto psicológico de los jugadores. A partir de ese momento el que mostró sus armas fue el equipo de Luiz Felipe Scolari, que a través de Neymar y Hulk complicaban al notable arquero Fernando Muslera.

Por lo tanto, cuando faltaban 5 minutos para irse al descanso, Fred anotó el 1 a 0 para el delirio de todo el público local. Si bien el delantero no tuvo una pegada convincente, su ejecución sirvió para enviar el balón a la red y plantear el segundo tiempo de otra manera. Ahora, con la desventaja, eran los del Río de la Plata quienes debían salir a buscar el empate.

En el complemento Uruguay salió a la cancha con otra mentalidad. Olvidándose de la localía brasileña y la técnica de sus oponentes, los “charrúas” metieron en un arco a los locales. Una vez más, el candombe sonaba más fuerte que el samba y a los 120 segundos del segundo tiempo Edinson Cavani empató el choque para darle más emotividad a la primera semifinal de la Copa Confederaciones. 

El Mineirao explotó cuando Luiz Felipe Scolari sustituyó a Hulk por Bernard. El entusiasmo del público por el joven delantero no opacó el repudio hacia el atacante del Zenit de Rusia. Sin embargo, la modificación no cambió la fórmula ofensiva de la “verdeamarela”.

Sin generar situaciones de riesgo y con la dificultad que le generaba la sólida defensa uruguaya, Brasil sólo se disponía a aprovechar la pelota parada. Solamente faltaban 5 minutos para el final del partido, cuando Marcelo ejecutó un preciso tiro de esquina, para que Paulinho le diera la victoria a Brasil. Las dudas de Fernando Muslera a la salida del centro facilitaron la definición al héroe de la tarde.

La victoria le permitió al conjunto local acceder a la final que se disputará el próximo domingo ante el vencedor del choque que protagonizarán España e Italia. En tanto, la buena imagen que dejó el equipo del “Maestro” Tabárez servirá para mantener la ilusión de clasificar a la Copa del Mundo del año que viene.

 WHATSAPP FMA102
Compartir