“Vidente” condenada a pagar millones por una “revelación” errónea

videncia

La noche del 6 de junio de 2011 una llamada rompió la calma que reinaba en la oficina del sheriff del condado de Liberty, en Texas. Al otro lado del hilo telefónico una voz femenina comenzó a hablar: “pensarán que estoy loca, pero soy una reconocida vidente. Hablo con los espíritus y 32 de ellos me han dicho que en una granja de la zona hay decenas de cuerpos enterrados”.

A pesar de que vivía a más de 300 kilómetros de distancia, Rhonda Gridley -más conocida en el mundo parasicológico como Ángel- estaba convencida de haber descubierto una fosa común con 32 cuerpos desmembrados de niños, cuyos espíritus fueron los responsables del “chivatazo”. Las autoridades la creyeron su historia.

Una patrulla acudió a la granja de Joe Bankston y Gena Charlton, el presunto lugar de tan horrible crimen. No había nadie en casa. Sin embargo, mientras hacían una inspección ocular al exterior de la vivienda, encontraron sangre. Los agentes no tardaron en acordonar la finca y emitir una orden de búsqueda y captura contra la pareja.

Cuando Joe y Gene, hasta entonces dos ciudadanos ejemplares, llegaron a su domicilio ya eran unos presuntos asesinos en serie. No ocultaron el pasado delictivo de su hijo. Explicaron a las autoridades que no habían cometido ningún asesinato, sino que provenía de un corte que se había hecho del novio de su hija. Nadie les creyó.

La finca se llenó de investigadores. Los agentes de la oficina del Sheriff, apoyados por el FBI y perros policía especializados en detección de restos humanos, buscaron desesperadamente los cuerpos. Los trabajos se prolongaron durante varios días y llegaron al punto de que, arengados por la vidente, tiraron abajo la casa en busca de “los huesos emparedados entre sus muros y la sangre con la que están pintadas las paredes”.

DEMANDADA

Los detectives no encontraron nada, y dejaron la otrora agradable parcela de Joe Bankston y Gena Charlton hecha un solar. La pareja no tardó en demandar al sheriff y a la vidente. Si bien los cargos contra el cuerpo de policía acabaron desestimados, se inició un proceso civil contra Rhonda ‘Ángel’ Gridley.

Un juez federal de Dallas admitió los cargos por difamación y daños contra la vidente, que casi dos años después ha sido condenada a pagar una indemnización de casi 7 millones de dólares por su errónea “revelación”.

Fuente: Yahoo! España

 WHATSAPP FMA102
Compartir