residencia Sumare

El papa Francisco avisó a las autoridades de Brasil que no quiere utilizar el papamóvil blindado para trasladarse en Río de Janeiro, sino el jeep abierto que usa en la Plaza San Pedro, de Roma, para tener mayor contacto con los fieles.

“Él quiere que el contacto con los jóvenes sea más familiar”, dijo al diario Folha de São Paulo un vocero de la Jornada Mundial de la Juventud de la Iglesia Católica, que se realizará del 23 al 29 de este mes en Río.

El papa Francisco tampoco quiere una suite especial durante su estada en la ciudad y pidió que le sea asignada una habitación similar a las que ocuparán los cardenales de su comitiva en la residencia Sumare, sede oficial de la arquidiócesis.

Así, en vez de la suite de 77 metros cuadrados y dos ambientes, el Papa ocupará una habitación de 45 metros cuadrados, que tiene un solo ambiente y cuenta como único mobiliario con una cama de una plaza, un sillón de descanso, una pequeña mesa que oficia de escritorio y un frigobar.

Según informó el diario brasileño, pese al pedido personal del papa argentino sobre el vehículo con el que se trasladará dentro de la cidade maravilhosa , la Fuerza Aérea Brasileña envió un avión Hércules C-130 para trasladar desde Roma dos papamóviles y un jeep.

La Iglesia Católica informó, por otra parte, que no existe preocupación por el clima de agitación política que sobrevuela a Brasil desde mayo. De todas formas, recientemente se informó sobre el aumento de efectivos para cuidar la visita de Francisco, en su primera gira al exterior desde que fue elegido jefe del Estado Vaticano. Según Folha de S. Paulo, el número de militares que estará disponible para la seguridad papal subió de 8500 a 9700, de los cuales 7400 son del ejército.

 WHATSAPP FMA102