Consejos para evitar intoxicación con monóxido de carbono

Intoxicacion monoxido carbono

El Ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, alertó a la población sobre los riesgos de intoxicación por monóxido de carbono, por lo que recomendó “tomar los recaudos necesarios a la hora de calefaccionar las viviendas”.

Ventilar la casa una vez por día aunque haga frío, dejar siempre una puerta o una ventana entreabierta, comprobar que los ambientes tengan ventilación hacia el exterior o encender y apagar los braseros y estufas a leña siempre fuera de la casa, son algunas de las recomendaciones del Ministerio de Salud para aquellos que calefaccionen sus casas con algún tipo de llama.

Además desde la cartera sanitaria sugirieron “apagar las brasas o llamas que calefaccionan la casa antes de dormir; no arrojar al fuego encendido dentro de la casa plástico, goma o metales -porque desprenden vapores y gases que contaminan el aire-; evitar mantener recipientes con agua sobre la estufa, y no utilizar el horno u hornallas de la cocina para calefaccionar el ambiente”.

Manzur sostuvo que “en estos días de intenso frío en gran parte del país, es muy importante que toda la población tome conciencia y adopte una serie de precauciones para evitar la intoxicación a causa del monóxido de carbono” ante el incremento del uso de estufas, calefones, braseros u otros artefactos proveedores de calor.

“Lo decimos cada vez que hay temperaturas bajas y nunca está de más repetirlo: el monóxido de carbono mata”, sostuvo el titular de la cartera, y agregó que por eso “debemos ser responsables y tomar los recaudos adecuados a la hora de calefaccionar las viviendas”.

El monóxido de carbono es un gas que no se ve ni tiene olor, por lo cual, para evitar cualquier tipo de intoxicación por vías respiratorias,”es necesario ventilar los ambientes y dejar siempre una puerta y/o ventana entreabierta, para asegurar que no se acumule en el aire”.

Además es necesario comprobar que los artefactos a gas que se encuentren en el hogar tengan siempre una llama azul y uniforme, controlada por un gasista matriculado, puesto que llamas de tonalidades amarillas o naranjas y manchas negras en la pared pueden significar el mal funcionamiento de los artefactos y como consecuencia, acumulación en los ambientes de monóxido de carbono.

La intoxicación aguda presenta síntomas inespecíficos como cefalea frontal continua, confusión, mareos, náuseas y puede continuar con debilidad, alteraciones visuales, arritmias cardíacas, convulsiones y coma, e incluso la muerte.

Como consecuencia de estos casos, pueden presentarse cuadros de deterioro neurológico, trastornos del aprendizaje, marcha y habla, entre otros

 WHATSAPP FMA102
Compartir