Diego Maradona y su nieto

Renzo Salvatore Antonelli, el niño correntino que fue trasplantado del corazón hace dos meses tras sufrir una grave miocardiopatía, se encontraba “muy grave” ayer después de padecer una serie de paros cardíacos en los últimos días.

“Se está esperando cómo marcha la evolución, y habría múltiples consecuencias. Veremos cómo va a evolucionar. Su estado es muy crítico pero hay una leve mejoría. Estamos esperando un milagro, los médicos y nosotros lógicamente“, dijo Jorge Ramos, el abuelo del nene.

Tras conocerse esta situación, anoche Diego Maradona fue a cenar a la casa de su hija Gianina, y tras jugar con su nieto Benjamín escribieron un mensaje de aliento al niño correntino: “Fuerza Renzo !!!”, el que fue difundido por Twitter.

“Hermosa cena con los 2 hombres q más amo en el mundo, BEN y PAPI los AMO! Ese abrazo q te llena el alma! A domani!!!!!!!”, escribió Gianina en su cuenta de esa red social, donde adjuntó la fotografía con el mensaje para Renzo.

El nene fue trasplantado el 2 de junio con éxito en una extensa intervención en el Hospital Pediátrico Garrahan, en el barrio porteño de Parque Patricios.

Renzo logró superar entonces una cirugía que arrancó cerca de las 22 del sábado y terminó durante el mediodía del domingo, y luego quedó bajo un estricto control y seguimiento de los médicos.

El niño padecía una enfermedad que le impedía el normal desarrollo del miocardio, por lo que el músculo cardíaco no tenía fuerza para bombear sangre y oxigenar el resto del cuerpo, y comprometía seriamente su vida.

Renzo había sido conectado a un corazón artificial en octubre de 2012 y desde entonces se encontraba primero en la lista de espera del Instituto Nacional de Donación de órganos (Incucai) hasta que en la tarde del sábado apareció el corazón.

 WHATSAPP FMA102