Evolución de las reservas internacionales del banco central

BCRA

El stock de reservas internacionales se redujo en el transcurso del año en unos 6 mil millones de dólares y esta semana se ubicaron cerca de los 37 mil millones. La caída se explica principalmente por los desembolsos para el pago de deuda, pero la dificultad para acumular divisas responde a una serie de factores. Fuentes oficiales reconocen que se debió al retraso en la liquidación de la cosecha gruesa por parte de las corporaciones agropecuarias, la venta de divisas para la importación de energía y una menor disponibilidad de recursos por un leve deterioro del superávit comercial y cambiario. Sin embargo, estos factores no llegan a explicar que en lo que va del año la intervención del Banco Central arroje un saldo comprador de apenas 1195 millones de dólares, una quinta parte del año pasado. En este caso, la explicación apunta a las compras que el Tesoro realizó de manera directa –a través del Banco Nación– para el pago de compromisos varios.

En el organismo monetario el principal motivo que esgrimen está vinculado con la liquidación de los exportadores de granos. En el segundo trimestre, cuando se esperaba el grueso del ingreso de divisas, los exportadores liquidaron a menor ritmo del habitual para ese período de cosecha gruesa. Si bien la actual cosecha fue casi un 15 por ciento inferior a la proyectada, la liquidación acumulada alcanzó casi 100 millones de dólares, superior a la campaña del año pasado. Del otro lado del mostrador, el Banco Central registró un ritmo de intervención también menor a lo habitual. El año pasado, el organismo compró cerca de 60 por ciento de la liquidación de los primeros siete meses de 2012, mientras que en este año acumula –al 26 de julio último– una absorción del 8,5 por ciento respecto de los 14.000 millones efectivamente ingresados. A esto debe sumarse la liquidación de las compañías petroleras y mineras, que permitió apuntalar la oferta de divisas en la plaza.

El menor saldo de intervención responde a su vez a distintos motivos. El menor saldo comercial de este año, a partir de las necesidades, todavía, de importar energía, resta recursos para la intervención del Central. El denominado Mercado Unico y Libre de Cambios (MULC) se abastecía además de la venta de divisas que realizaban los turistas extranjeros en el país. La prohibición de comprar moneda extranjera para atesoramiento recibió como respuesta una más intensa negociación especulativa en el segmento paralelo, donde duplicó el precio respecto de la cotización oficial. Los extranjeros, alertados de la situación, liquidan en cuevas sus divisas para obtener una diferencia en pesos.

Un dato no menor que explica la menor absorción del Central fue la compra de dólares por parte del Tesoro directamente en el mercado, a través del Banco Nación, para el pago de deuda, aunque fuentes de Economía sostienen que no reemplazó el protagonismo de la autoridad monetaria. Este año aún no se emitió la letra del Tesoro para la afectación de las reservas al Fondo de Desendeudamiento, lo que sucederá, según señalan fuentes oficiales, antes del próximo vencimiento de deuda, que será en septiembre por 2000 millones de dólares con el Bonar VII. De todos modos, se utilizaron reservas para el pago de deuda a privados y organismos. La suscripción de la letra y la conformación de la cuenta sólo es un asiento contable, pese a que su aplicabilidad es retroactiva, y no implica una caída de reservas sobre lo que ya fue abonado.

El contexto externo tampoco colaboró con la recomposición de reservas. El oro y el euro, que componen la cartera de activos en el Central, sufrieron en el año importantes recortes en sus precios, que impactaron negativamente en el stock de reservas. El precio de la soja en el último mes en el mercado internacional se redujo en más de 100 dólares, a una cotización de 487 la tonelada, mientras que los futuros para el año próximo lo ubican en 434 dólares, un 11 por ciento por debajo de los valores actuales. En caso de confirmarse esta tendencia, que posiciona a la oleaginosa en su menor registro desde 2009, el ingreso de los dólares producto de su exportación podría resentirse.

 WHATSAPP FMA102
Compartir