A 9 años del terremoto, los catamarqueños dieron gracias a la Virgen del Valle

Catamarqueños dieron gracias a la Virgen del Valle

Esta mañana, los catamarqueños colmaron el templo catedralicio, para dar gracias a la Madre Morena por su protección durante el fuerte sismo, que sacudió nuestro suelo el 7 de septiembre de 2004.

Desde temprano, la Imagen réplica de la Santísima Virgen del Valle permaneció en el atrio de la Catedral Basílica, para la veneración del pueblo. En tanto que a las 8.30 comenzó la Santa Misa en el altar mayor de la Catedral Basílica, presidida por el Rector del Santuario Mariano, Pbro. José Antonio Díaz, y concelebrada por sacerdotes del Decanato Capital. Pasadas las 8.50, hora en que se registró hace 9 años el movimiento telúrico, sonaron las campanas de la Catedral Basílica, recordando aquella maravilla que obró la Madre Morena a favor de sus hijos.

Durante su homilía, el Pbro. Gustavo Molas dijo que “en el 9° aniversario del terremoto, nos reunimos otra vez para agradecer esta intervención de la Virgen, que se inscribe en las maravillas que obró en este Valle”, agregando que “cuando se produjo el terremoto es como que la espiritualidad se confrontaba en la maternidad, por un lado de la madre tierra, madre de Adán, y por otro, de María, la Madre de los vivientes”. Explicó que por el pecado, la tierra se convierte en la tumba del hombre, pero “en el momento mismo del pecado, Dios le dice a la serpiente que de una mujer sacará al Viviente que la destruirá… Cuando llega la plenitud de los tiempos, esa Mujer en plenitud de gracia recibe el beso de Dios y la hace Madre de los vivientes. En ella se encarna el propio Hijo de Dios, que se hace uno de nosotros”.

De esta manera, “el conflicto original entre la tierra y la Virgen se ha armonizado. María es la Madre del Viviente, Señora de todo lo creado”, afirmó, y enfatizó que “en Catamarca no hay confusión entre la tierra y María… La tierra seguirá su curso natural. Y María estará siempre como el gran símbolo de la salvación. Hay que respetar la tierra que está siendo depredada, que está tratando de estabilizarse. Y debe crecer más la confianza de que pase lo que pase será, la Madre de Dios es la aurora de salvación. Que la devoción a la Virgen sea la garantía de saber que el último sentido de nuestra vida está en Dios”, afirmó el Padre Molas, resaltando que aquel 7 de septiembre de 2004 “muchos fuimos testigos de nuestra fragilidad y de la firmeza de María, que nos protege”.

Antes de la bendición final, los fieles saludaron a María, cerrando esta acción de gracias con sostenidos aplausos, fuertes vivas y cantos de alabanza a la Protectora de Catamarca.

 

Unidos al Papa Francisco por la paz

 

Luego de esta acción de gracias de la mañana, la Diócesis de Catamarca se unirá al Santo Padre y a la Iglesia en todo el mundo con la jornada de oración por la paz en Siria y Oriente Medio.

A partir de las 15.00, a través de una pantalla gigante se podrá participar de esta jornada en la Catedral, en el mismo momento en que el Papa está en Roma en oración. Se rezará el Santo Rosario y habrá Adoración Eucarística.

Por su parte, la ceremonia central se realizará el domingo 8 de septiembre, con la celebración de la Santa Misa, a las 20.00, presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, en la Catedral Basílica. En la oportunidad, está previsto realizar una oración interreligiosa, con la presencia de representantes de iglesias cristianas no católicas, y hermanos judíos y musulmanes, además de otras colectividades extranjeras.

Están invitadas autoridades provinciales y municipales, legislativas y judiciales, y el pueblo en general.

 

Misas en la Catedral

También se informó que con ocasión de la Semana de Pastoral del Clero catamarqueño, las misas en la Catedral Basílica de Nuestra Señora del Valle, entre el lunes 9 y el jueves 12 de septiembre, serán a las 7.00 y 20.00.

 WHATSAPP FMA102
Compartir