Fallo exhorta a padres a cuidar que los menores no consuman alcohol

Rodrigo-Morabito

El 20 de junio pasado, una adolescente de tan sólo 14 años se intoxicó tras ingerir bebidas alcohólicas en exceso en una fiesta privada en el local denominado El Imperio, en El Hueco, Fray Mamerto Esquiú, y llegó inconsciente al Hospital de Niños.
El Juzgado de Menores, teniendo en cuenta las circunstancias en las que la menor llegó a ese estado y las medidas que fueron incumplidas por parte del dueño del local, los entes competentes de la justicia y gubernamentales dictaron un fallo en el que se responsabiliza a los organizadores del evento al que asistió la menor y exigen que se publiquen en un medio de alcance masivo provincial las disposiciones de este veredicto.

Sin antecedentes

En diálogo con El Esquiú.com, el juez que firmó la sentencia, Rodrigo Morabito, indicó que, por sus características, “este es un fallo prácticamente sin antecedentes en Argentina, habiéndose registrado solamente uno similar en el país con anterioridad”, ya que el mismo exhorta no tan sólo a los propietarios del local a difundir las disposiciones, sino que alude a organismos como los municipios, la policía, e incluso a las familias a que controlen el consumo de alcohol de menores de edad en las “previas” que se realizan en domicilios particulares, tal como lo establece el artículo 58, inciso 1, de la Constitución Provincial.
“Los padres, en muchas ocasiones, dicen ‘son chicos, quién no se tomó una cerveza a esa edad’ y dejan beber a los menores”, lamentó.

En las escuelas

A su vez, el documento también sugiere que el Ministerio de Educación arbitre las medidas necesarias para que “las escuelas incorporen en sus curricula las medidas preventivas, tanto para padres como para alumnos, que permitan internalizar la gravedad de la ingesta y su problemática, con la ayuda de las ONGs destinadas a la prevención y al control”.
Asimismo, en uno de los tramos del extenso veredicto, se “exhorta a los intendentes para que reglamenten el control en las fiestas convocadas por redes sociales -ya que estas son públicas- e instrumenten, en sus respectivos territorios, las medidas necesarias para cumplir eficazmente con las leyes que prohíben la ingesta, venta y expendio de alcohol a menores de edad en ejercicio del poder de policía municipal”.
Cabe destacar que el veredicto alude a los jefes municipales de la Primera Circunscripción, ya que el Juzgado de Menores tiene jurisdicción sobre 9 de los 16 departamentos provinciales, por lo que se invita a adherir al resto de las circunscripciones.

Policía

Asimismo, el fallo insta a que la “Policía provincial y municipal actúe en forma coordinada y sin desmayos en la prevención y evitación de intoxicaciones con consecuencias irreversibles para la salud de los niños, niñas y adolescentes, incluso, hasta la muerte. Para ello es menester que revisen su reglamentación municipal e incorporen el modo de controlar estas pseudo fiestas privadas, convocadas por Facebook, Twitter, WhatsApp u otras redes sociales, sean en domicilios particulares o locales alquilados”, esperando, con esto, mayores controles a la hora de habilitar eventos de esta naturaleza.
Es importante destacar que el día en que la menor ingirió alcohol hasta desmayarse el lugar no contaba con la habilitación correspondiente.

Fiesta peligrosa

Es que, cabe destacarlo, la menor afectada en la oportunidad que generó el fallo asistió a una “fiesta privada”, pero la misma se convocó a través de redes sociales y, además, se cobraba entrada para poder ingresar, lo que implica que tomaba carácter público.
Según lo que se pudo observar en el celular de la menor intoxicada, llegó hasta el local ubicado en el departamento Fray Mamerto Esquiú a raíz de un mensaje que recibió vía “Whatsapp”, que tenía vinculación con una invitación originada por Facebook y Twitter.
La fiesta denominada “Glow Party” se desarrolló en el local El Imperio y, según testigos presenciales del lugar, para acceder había que pagar una entrada de $30, aunque las personas de sexo femenino que concurrieran al lugar con una prenda color flúor hasta las 2:30 de la madrugada podían evitar abonar ese importe.
Según lo que deja ver el detallado fallo expedido por el juez de Menores y elaborado por el equipo que trabaja en ese juzgado, en el evento al que asistió la menor no se solicitaba a ninguna persona que deseara ingresar ningún tipo de documentación que acredite su edad ni tampoco se exigía documento alguno a la hora de expender bebidas alcohólicas en la barra.
La adolescente llegó inconsciente al Hospital de Niños con un cuadro de intoxicación por alcohol.

 WHATSAPP FMA102
Compartir