Sin agenda oficial, la presidente Cristina Kirchner regresa hoy a la actividad oficial en la Quinta de Olivos, tras haber sido operada el 8 de octubre de un hematoma intracraneal que la alejó de su cargo durante más de un mes.
En el primer tramo de su regreso, la jefa de Estado cumpliría una agenda suave, desprovista de viajes al interior y de actos con extensos discursos públicos: se espera que hoy reciba en audiencia a ministros y funcionarios en la residencia de Olivos, donde permaneció durante los últimos 40 días cumpliendo un estricto reposo ordenado por sus médicos a fin de evitar situaciones de estrés.
Todos los funcionarios nacionales que hablaron sobre el regreso de la Presidenta solo coincidieron en destacar su recuperación y en que su reintegro será paulatino.

La Presidente aún tiene prohibido realizar traslados aéreos, por lo que el 9 de diciembre, transcurridos dos meses de la neurocirugía, se le hará una nueva neuroimagen y la prueba de movimiento oscilatorio corporal, tras lo cual, en caso de arrojar resultados positivos, recibiría la autorización médica para viajar.

En ese contexto, se prevé que las próximas actividades de la mandataria tengan epicentro en Olivos y no tanto en la Casa Rosada (adonde usualmente se traslada en helicóptero), por lo que en caso de realizar una ceremonia en la sede gubernamental deberá movilizarse en auto.

Con la imposibilidad de viajar por aire, el encargado de visitar provincias para actos de gestión en los próximos días ser  el vicepresidente Amado Boudou, quien permaneció a cargo del Ejecutivo durante todo el reposo de la Presidente, y se espera que este martes visite Chaco para encabezar una ceremonia junto al gobernador Jorge Capitanich.

En cuanto al acto de “bienvenida”, existe la idea de realizar un gran evento para que funcionarios y militantes del kirchnerismo celebren el retorno de la jefa de Estado, que aún no tiene fecha ni lugar confirmado, aunque se especula con la posibilidad de que pueda realizarse el 10 diciembre, día en que se conmemora el Día Internacional de los Derechos Humanos y que coincide con el aniversario de los 30 años del regreso de la democracia y los seis de su Presidencia.

El secretario de Legal y Técnica de la Presidencia, Carlos Zaninni, agradeció en nombre de la jefa de Estado el envío de “buenas onda para que empiece con el pie derecho” los últimos dos años de gestión.

Un regreso con numerosos desafíos 

Existe una gran expectativa en torno a las posibles decisiones que adoptaría la jefa de Estado en breve, luego de que incluso dirigentes del oficialismo reconocieran la necesidad de avanzar con determinadas medidas, especialmente las relacionadas al ámbito económico, donde comienza a preocupar el descenso de las reservas del Banco Central.

En ese sentido, diversos dirigentes políticos como Daniel Scioli y Sergio Massa admitieron que se esperan “cambios” aunque el gobernador kirchnerista los vinculó “a la impronta que le da a su gestión” la Presidente; en tanto, el renovador tigrense pidió que “tome el toro por las astas en temas de economía, seguridad y narcotráfico“.

Por su parte, el jefe de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, advirtió que “va a tener que hacer un replanteo” de sus políticas “si regresa para asumir todas las responsabilidades, teniendo en cuenta lo que pasó en las elecciones”, con la derrota del kirchnerismo.

“Si no advierte ese reclamo de la inmensa mayoría para que modifique algunas cosas, seguirá cometiendo errores. Esperemos que vuelva con toda la salud necesaria para poder ejercer tamaña responsabilidad”, añadió.

Entre los temas de resolución inmediata se apunta la posibilidad de que Cristina Kirchner resuelva cambios de ministros para dar aire a su Gabinete, y así afrontar los dos últimos años de gestión que restan con un equipo de colaboradores algo renovado.

Al respecto, el ministro de Defensa, Agustín Rossi, señaló que “los cambios en el Gabinete pertenecen al plano de la especulación periodística y no de la realidad política. Dentro de gabinete he escuchado nada respecto a eso”.

Sin embargo, días atrás, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, había admitido los comentarios al señalar que los eventuales cambios eran “una decisión que le compete a la Presidenta de la Nación” y aclaró: “No sé lo que tiene pensado”.

 WHATSAPP FMA102