Maracaná

A seis meses del comienzo de la Copa del Mundo, otro llamado de atención para la organización. Debido a las fuertes lluvias que azotaron Río de Janeiro se inundaron todas las inmediaciones del Maracaná, estadio en el que se jugará nada menos que la final.

Además el agua complicó otros lugares vitales como los vestuarios, la sala de prensa, el estacionamiento VIP y los baños. Además el campo de juego se vio afectado: la parter interior de los córners fueron cubiertos por un gran charco y el césped no tiene las mejores condiciones.

 WHATSAPP FMA102