Michelle Bachelet se convierte por segunda vez en presidenta de Chile

Michelle Bachelet

La exmandataria Michelle Bachelet lidera los resultados de la segunda vuelta de los comicios presidenciales en Chile, con un 62,47 % de los sufragios, frente al 37,52 % de la candidata oficialista, Evelyn Matthei, según las autoridades electorales.
“Ella ganó y la felicito”, dijo Matthei en las primeras reacciones de los dirigentes de la derecha, que reconocieron la legitimidad del triunfo de Bachelet, aunque algunos apuntaron que la elevada abstención debe ser tenida en cuenta y condicionar su acción de Gobierno.
La ventaja de la candidata opositora sobre la aspirante oficialista se ha ido ampliando a medida que va aumentando el número de mesas escrutadas, que a las 18.40 horas (21.40 GMT) era de 7.464 sobre un total de 41.349.
Junto con estos resultados, el otro protagonista de la jornada de este domingo en Chile fue la abstención, según se observaba tras el cierre de los colegios electorales, que durante diez horas estuvieron recibiendo escasas cantidades de votantes.
Si en la primera vuelta de estos comicios, celebrada el pasado 17 de noviembre, se veían algunas filas de votantes frente a las mesas, este domingo el panorama fue muy distinto.
Los 2.012 centros de votación cerraron a las 18.00 hora local (21.00 GMT), tras diez horas de funcionamiento sin que en ningún momento se observara aglomeración alguna de electores.
El proceso de constitución de las 41.349 mesas receptoras de votos había comenzado a las 08.00 hora locales (11.00 GMT), para terminar pasadas las 12.30 horas (15.30 GMT) y al cabo de una jornada calurosa, se pudo constatar que la mayoría de los 13,5 millones de inscritos en el padrón se quedaron en sus casas.
La alta abstención llevó a varios dirigentes políticos a cuestionar la inscripción automática y el voto voluntario, que se emplearon por tercera vez en la jornada de este domingo.
El sistema debutó en las municipales de octubre de 2012, con una abstención cercana al 60 %, proporción que bajó a poco más del 50 % en la primera vuelta del actual proceso electoral, el pasado 17 de noviembre, cuando votaron unos 6,7 millones de electores.
Este domingo, con una lenta y menguada afluencia de votantes, los analistas estiman que la cifra estará muy por debajo de la primera vuelta.
En contraste con la lenta y rala presencia de votantes en los centros de votación, los barrios comerciales de Santiago y otras ciudades desbordaban de gente haciendo compras navideñas y las playas de bañistas disfrutando del mar y el sol.
Como causas de la alta abstención han sido señalados el voto voluntario y la amplia ventaja que Bachelet obtuvo en la primera ronda (un 47 % frente al 25 % de Matthei).
Por este motivo, diversas personalidades se pronunciaron a favor de recuperar el voto obligatorio, entre ellos los expresidentes Patricio Aylwin y Ricardo Lagos y el secretario general de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza.
También defendieron el regreso al voto obligatorio la exdirigente estudiantil y diputada comunista electa Camila Vallejo y el senador Ignacio Walker, presidente de la Democracia Cristiana, partido mayoritario del pacto Nueva Mayoría, que apoya a Bachelet.
Más allá del debate abierto en torno a la abstención, la jornada electoral se desarrolló con tranquilidad.
En uno de los escasos incidentes, cuatro personas fueron detenidas por la policía tras escupir una de ellas al exministro de Economía Pablo Longueira, que salía del local tras emitir su voto.
Longueira, de la Unión Demócrata Independiente (UDI), ganó el pasado 30 de junio las primarias de la derecha para elegir su candidato presidencial, pero debió abandonar la lid a causa de una depresión, lo que abrió paso a la candidatura de Evelyn Matthei.
Minutos después del incidente de Longueira llegó Evelyn Matthei a votar en el mismo local, en el centro de Santiago.
Tras sufragar y mientras hacía declaraciones a los periodistas, fue interrumpida por un grupo de personas que se manifestaban contra la expropiación de unos terrenos para construir una planta cervecera en la localidad de Paine, al sur de Santiago.
En tanto, en el sector santiaguino de La Reina, Bachelet subrayó después de votar que la legitimidad de un triunfo electoral la dan los votos obtenidos, independiente de la mayor o menos participación de la gente.
“En democracia gana el que tiene más votos. La legitimidad no depende de cuánta gente vaya a votar”, subrayó la exmandataria.
El presidente Sebastián Piñera expresó en tanto que la futura presidenta, “va tener siempre una actitud leal” de su “parte para colaborar en la construcción del país” que necesitan.
 WHATSAPP FMA102
Compartir