Barrionuevo anticipó que esperan convocar a unos 400 dirigentes sindicales de todo el país al encuentro en la ciudad balnearia, que se realizará desde las 10 en el Hotel Presidente. Si bien se habían cursado invitaciones a Daniel Scioli, Sergio Massa y a José Manuel De la Sota, ninguno participará del encuentro.

El líder del Frente Renovador elogió la cumbre sindical, pero aclaró que no participará. “Es el primer intento serio para tratar de reunificar la CGT. La unificación contribuiría a que la paz y la responsabilidad sean parte de este 2014″, aseguró Massa en declaraciones al Diario Popular.

Por su parte, Scioli no rechazó públicamente la invitación, pero tampoco asistirá, en línea con su relación con la Casa Rosada. En tanto, De la Sota se habría excusado argumentando que no quería irse de la provincia en momentos en que se volvió a hablar de rumores sobre eventuales nuevas protestas policiales, por las cuales la Nación le envió mil gendarmes por prevención.

Según señaló Moyano este domingo, la ausencia de los invitados especiales “no modifica la agenda que se va a tratar”.

“Esto no modifica la agenda que se va a tratar. Que no vengan los políticos no modifica lo que en un principio habíamos resuelto. Porque el eje de la discusión es tratar la unidad del movimiento obrero y las demandas de los trabajadores”, enfatizó el líder camionero.

La reunión se centrará en la necesidad de revertir la fragmentación sindical -coexisten actualmente cinco centrales obreras-, los porcentajes de aumentos salariales a discutir en las próximas paritarias, los aumentos para los jubilados y los reintegros de los fondos que el Estado adeuda a las obras sociales.

La idea del encuentro es también acercar posiciones con la CGT oficialista y dar un paso para la reunificación, aunque de la central del matalúrgico Antonio Caló participarían sólo dos dirigentes, que ya estuvieron en el encuentro previo de Moyano y Barrionuevo de la semana pasada: Omar Maturano (La Fraternidad) y Roberto Fernández (UTA).

Ambos desde hace meses vienen manifestado su disconformidad con la postura que tiene la central oficialista y se quedaron tiempo atrás sin interlocutores en la Rosada. En cambio, el propio Caló, quien días atrás fue recibido por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, ya avisó que no concurrirá, al igual que los demás dirigentes de la cúpula de esta central, con lo cual la esperada reunificación de esta central implicará un proceso más extenso.

De hecho, este viernes el metalúrgico cuestionó el encuentro de Mar del Plata y dijo que “no es serio” intentar la unión de las centrales sindicales “con un asado”. Al cónclave también fueron invitadas autoridades del sector empresario (UIA) y del agro (Federación Agraria), que se da por descontado que asistirán.

Tanto el gastronómico como Moyano ya adelantaron que reclamarán aumentos de entre el 30 y 35 por ciento para hacer frente al alza de precios registrado a fin de 2013, un porcentaje claramente superior a los que aspira el Gobierno.

Moyano y Barrionuevo mantienen una relación repleta de vaivenes, que tuvo su pico de tensión en 2007 cuando el gastronómico abandonó la CGT y creó su propia central en descuerdo con la conducción del camionero, pero el complicado panorama que vislumbran para sostener el poder adquisitivo de los trabajadores en las paritarias de este año y su oposición al Gobierno los volvió a unir.

Fuente: Infobae

 WHATSAPP FMA102