Funcionarios recorrieron las zonas afectadas por el desastre natural a bordo de un helicóptero de la provincia de La Rioja, partieron el sábado desde el aeropuerto “Felipe Varela”, a fines de observar el panorama a una semana del fenómeno, y recabar documentación gráfica que será puesta a disposición de los equipos técnicos que trabajan en el tema.
El itinerario del vuelo, que se extendió durante aproximadamente dos horas, se inició en el aeropuerto siguiendo la ruta 4 hacia la villa ambateña de El Rodeo, lugar en el cual el helicóptero acompañó el cauce del río Ambato hasta El Manchao, y giró luego hasta Siján, para emprender el retorno con desvíos que tuvieron como fin inspeccionar cada brazo del río. Una vez sobre El Rodeo se sobrevoló en detalle la villa, y se continuó el viaje por el cañón hasta La Puerta, para luego volver al aeropuerto por el otro valle.
El ministro Dusso indicó que “por orden de la gobernadora Lucía Corpacci reunimos toda la información posible, tomamos centenares de fotografías, y todo ese material será sumado a los datos que recopilan los equipos técnicos”.
“Estamos actuando con la mayor celeridad posible, porque la intención es definir las medidas a adoptar de manera urgente para encaminarnos a una solución definitiva y evitar que desastres como el ocurrido se vuelvan a producir”, indicó.
Si bien condicionó los resultados y conclusiones finales a la intervención de los expertos, en base a su observación Dusso comentó que “la lluvia fue intensa y se presentó en una zona muy alta, de manera que todos los cauces que alimentan al río Ambato fueron abastecidos simultáneamente”.
A partir de este fenómeno “la creciente arrastró muchísimo material y lo hizo con una energía inusual, porque no observamos el rastro de un único alud como consecuencia de un eventual desprendimiento o derrumbe puntual, sino que se acumuló una cantidad extraordinaria de agua desde la naciente”.
“El río fue cambiando de curso y está claro que se profundizó mucho el eje, precisamente por la gran cantidad de agua que caía y la fuerza con que bajaba”, agregó.
Dusso anticipó que hoy se llevará a cabo una reunión en la Secretaría de Minería, para analizar el material reunido hasta el momento con geólogos y técnicos.
Mañana se entregará la documentación y los aportes que se sumen al subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, Edgardo Bertolozzi, para definir las obras inmediatas y comenzar a trabajar en su ejecución con aportes nacionales.
Interviene en esta tarea el consultor de Nación Claudio Bravo, quien ya tiene experiencia en Catamarca e incluso recorrió la zona de la creciente y verificó sus efectos.
Como primera medida se considera esencial avanzar en la implementación del sistema de alertas tempranas, que incluirá no sólo a las afectadas localidades de El Rodeo y Siján, sino a todos los lugares de la provincia que se consideren en eventual riesgo por las crecidas de las vertientes naturales.
“El apoyo de Nación está comprometido, y se trabajará para actuar en todos los pueblos que puedan ser afectados por posibles crecidas de ríos”, explicó Dusso.
El ministro expresó finalmente que “todos los aportes son valiosos, y la gobernadora pidió que sumemos todo el conocimiento de quienes hayan estudiado y trabajado el tema en profundidad, por lo cual las conclusiones a las cuales arribemos las vamos a exponer con invitaciones especiales a los miembros del Colegio de Ingenieros, del Colegio de Geólogos, y todos los profesionales que puedan opinar o concretar sus propios aportes”.
La comitiva oficial fue integrada por el ministro de Obras Públicas Rubén Dusso; el director de Defensa Civil Alfredo Saavedra, y la doctora en Geología y experta en Desastres Naturales, Adriana Niz.

Fuente: El Esquiú

 WHATSAPP FMA102