Vélez le dio otro golpe a Boca en Liniers y no se baja de la pelea grande

Vélez - Boca

Con su tercera derrota en el campeonato, el equipo de Carlos Bianchi se quedó con cuatro; mientras que Vélez llegó a 10 unidades y se ubicó en la punta al menos hasta que juegen más tarde Rosario Central (7) y Colón de Santa Fe (9).

Los de Liniers, que llevan siete encuentros sin derrotas de local y que tan sólo perdieron uno de los últimos 13 partidos, fueron superiores a Boca a lo largo de los 45 minutos iniciales, merced al juego de sus volantes y la profundidad de sus delanteros.

La presión de Lucas Romero y Alejandro Cabral en la mitad de la cancha sobre Fernando Gago, el “cerebro” de Boca, más el despliegue y la dinámica de Agustín Allione y Héctor Canteros marcaron el ritmo del partido.

Y así se sucedieron las chances de gol frente al arco de Agustín Orión con Zárate (3m.) y Lucas Pratto (4m. y 11m.), sus atacantes, como protagonistas.

El equipo del “Turu” Flores desbordó a Boca en el cuarto de hora inicial, pero también sufrió un par de sustos en defensa, por un tiro libre de Juan Sánchez Miño (7m.) y una floja definición de Emmanuel Gigliotti (20m.), que se perdió el gol increíblemente  tres veces en la misma jugada, ante una estupenda respuesta de Sebastián Sosa.

Boca, tras ese el asedio inicial de Vélez, se acomodó mejor en la  cancha, pero careció de volumen de juego. Y si bien tuvo sus oportunidades, nunca mostró solidez defensiva, principalmente por el lado de Daniel Díaz.

Y a los 28 minutos llegó el tanto de Zárate, tras una falla del “Cata” Díaz, con una buena definición al palo derecho de Orión.
Ese gol de Zárate (el quinto en cinco partidos) golpeó al equipo de Bianchi y Vélez pudo haberlo definido en el tramo final del primer tiempo, pero falló en la definición con Canteros (40m.) y Zárate (41m.).

En el segundo tiempo Boca se adelantó, jugó de igual a igual, lo que significó que dejara espacios atrás, pero estuvo cerca del empate con Gigliotti (6m.). Y en el crecimiento futbolístico incidió el atrevimiento de Luciano Acosta.

Vélez, que ya no tuvo el monopolio de la pelota, respondió con un mano a mano de Allione (8m.), que encontró a un Orión brillante.

Bianchi y Flores, con el transcurrir de los minutos, realizaron variantes, pero ninguna incidió en el resultado o significó una mejora en el rendimiento de sus equipos.

Más allá de eso, Vélez pudo haber liquidado el partido a través de Sebastián Domínguez y Jorge Correa, pero Boca también estuvo cerca de la igualdad por intermedio de Acosta, Gigliotti y Juan Forlín.

Y el resultado no se modificó. Vélez lo ganó -con justicia- por lo que hizo en el primer tiempo y por un par de magníficas intervenciones de Sosa; en tanto que Boca lo perdió porque falló nuevamente en el fondo y, además, porque se acordó muy tarde de jugar y tomar riesgos.

 WHATSAPP FMA102
Compartir