masacre de Capilla del Rosario

En el “Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia”, algunos de los principales actores que han tenido participación en las causas de delitos de lesa humanidad que se dirimieron en ámbitos del Juzgado Federal de la provincia, dialogaron con El Esquiú.com para reflexionar sobre la importancia de la fecha y de lo que la misma significa para Catamarca, luego de que por muchos años se trató de instalar la idea de que en la provincia no se habían cometido este tipo de delitos en el marco de la Dictadura militar y el terrorismo de Estado.

Juan Carlos Reynaga, camarista del Tribunal Oral Federal de Catamarca, reflexionó brevemente sobre los juicios sobre delitos de lesa humanidad que en los últimos años se debatieron en ese ámbito, explicando que “los jueces federales compartimos una política de estado con el gobierno nacional, que impulsa a que este tipo de debates se realicen, ya que los mismos deben hacerse más allá de los resultados. En mi caso particular he participado de dos debates en Catamarca y de otros dos en la provincia de Tucumán”, apuntó.

En este sentido, el magistrado subrayó que “lo importante de esto es recordar a los catamarqueños y argentinos lo que todos sabemos, que el 24 de marzo de 1976 fue un día de oscuridad y tristeza y que este tipo de juicios, que llegan para esclarecer esta clase de hechos, deben seguir realizándose”.

A su vez, Reynaga anticipó que próximamente se van a investigar causas en las que los responsables son los actores civiles que tomaron parte de estos atroces delitos. “En provincias como Mendoza, incluso, han sido juzgados por causas de lesa humanidad algunos magistrados, quienes respondieron como partícipes o encubridores de crímenes cometidos en la dictadura”, agregó.

Asimismo, el camarista indicó que por órdenes de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se ha creado una comisión especial para el seguimiento de este tipo de causas, y que la palabra de la primera mandataria es que “sin animosidades en contra de nadie, pero trátese de quién sea, los juicios tienen que seguir haciéndose”.

Reynaga destacó que “juristas internacionales ponen a Argentina como ejemplo de la reconstrucción de la Memoria Histórica; lo que significa que estamos haciendo las cosas bien para saber qué es lo que pasó en esos fueros”.

Derribando la verdad oficial
Por su parte, el abogado de Derechos Humanos Guillermo Díaz Martínez, quien ha actuado como querellante en las causas de lesa humanidad que se registraron en la provincia, remarcó la importancia que tuvo para la sociedad catamarqueña la primera causa que se debatió en Catamarca, por la desaparición de los Ponce y Yolanda Borda, ya que hasta ese entonces, se había instalado con mucha fuerza la versión oficial de que “en Catamarca no había pasado nada y había sido una isla en la que el terrorismo de Estado no tuvo víctimas”.

“Aquí fue un proceso muy difícil, y desde el año 2005, en el marco de las políticas nacionales impulsadas por Néstor Kirchner, tuvimos que recorrer un arduo camino para poder elevar a juicio esa primera causa por delitos de lesa humanidad, lo que sucedió recién en el año 2012”.

“A pesar de que en 2005 cambiaron las políticas públicas en la Corte Suprema de Justicia de la Nación, cuando se declara inconstitucional el punto final y la obediencia debida, pasaron largos años hasta que en la provincia pudiéramos llevar a juicio a la primera causa”.

“Este primer juicio, sin embargo, tuvo un significado muy importante, porque lo que se logró fue enterrar para siempre a esa verdad oficial que desde siempre nos dijo que en la provincia no había pasado nada y sacar a la luz la verdad de lo que se vivió, porque era una verdad tallada fuerte y que hacía ecos en la sociedad”.

“Luego de este primer juicio, que tuvo repercusión a nivel nacional, cayó esa torre de naipes que era la verdad oficial y afloró la verdad; y hasta pudimos condenar a los militares responsables del secuestro de los Ponce y Yolanda Borda”, destacó Díaz Martínez.

Asimismo, el abogado remarcó que haciendo una comparación con otras provincias, hay que tener en cuenta que “en La Rioja hubo 2 desaparecidos y en Catamarca se contabilizaron 6, lo que denota el plan sistemático de exterminio del que fue víctima todo el país”.

“Además hubo innumerables hechos de persecuciones, exiliados externos e internos y otras atrocidades”, finalizó.

Primer juicio
Carlos Alberto Lucena y Juan Daniel Rauzzino fueron condenados a 16 y 10 años de prisión respectivamente, por los delitos de lesa humanidad cometidos contra Griselda Ponce, Julio Genaro Burgos, Nelly Yolanda Borda y Francisco Gregorio Ponce.

Capilla del Rosario
Carlos Carrizo Salvadores, Mario Nakagama y Jorge Ezequiel Acosta fueron condenados a prisión perpetua por la denominada masacre de Capilla del Rosario.

El Esquiú

 WHATSAPP FMA102