Astrónomos de Córdoba hallan el primer asteroide que tiene anillos

 Como Saturno. El asteroide Chariklo mide 250 kilómetros de ancho y tiene anillos orbitando a su alrededor. NATURE

Como Saturno. El asteroide Chariklo mide 250 kilómetros de ancho y tiene anillos orbitando a su alrededor. NATURE

Un grupo de científicos argentinos que trabaja en el Observatorio Astronómico (OAC) de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) detectaron por primera vez en la historia un asteroide con anillos. Hasta ahora sólo se habían descubierto planetas anillados.

Se trata de Chariklo, un asteroide rocoso de unos 250 kilómetros de diámetro, ubicado entre las órbitas de Saturno y Urano. “Chariklo es el primero de los más de 600 mil cuerpos menores existentes en el Sistema Solar al que se le descubre un sistema denso de anillos. El hallazgo, totalmente inesperado, fue el 3 de junio de 2013. Este descubrimiento refuta la concepción de que estos anillos son exclusivos de los planetas gigantes de composición gaseosa, como Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno”, detalló a Clarín Diego García Lambas, director del OAC. Junto a este científico cordobés participaron del descubrimiento los astrónomos Matías Schneiter, Raúl Melia y Carlos Colazzo. En la investigación también hubo telescopios y científicos de Chile y Uruguay, que forman parte de un grupo integrado por astrónomos de Brasil, Francia y España.

“Estábamos en la Estación Astrofísica de Bosque Alegre realizando un trabajo de observación y registro del paso de Chariklo delante de una estrella lejana, que vería su luz bloqueada durante el lapso de unos segundos”, explicó García Lambas. Schneiter aporta: “Estaban dadas todas las condiciones para hacer una excelente observación: teníamos un cielo espectacular y el objeto bien visible. Debíamos observar una disminución pronunciada del brillo cuando el asteroide cruzara delante de la estrella, pero eso no ocurrió”. Ese “error” se transformó en un hallazgo revolucionario, ya que desde Chile recibieron información coincidente: “La detección de una pequeña disminución en el brillo, un puntito que no tenía que ver con el asteroide que ocultaría la estrella”.

De los 13 telescopios sudamericanos que participaron del experimento, “sólo nueve detectaron ese ‘puntito’ alrededor de Chariklo, y de ellos dos son de Bosque Alegre. Por las distintas ubicaciones, todos habíamos registrado partes diferentes alrededor del asteroide, lo que dio la pauta de que estábamos ante otra cosa”, señala Colazzo. El hallazgo será publicado el 4 de abril en la prestigiosa revista científica Nature.

 

Clarin

 WHATSAPP FMA102
Compartir