transportes

“(El 10 de abril) No va a haber barcos, aviones, trenes, colectivos, ni estaciones de servicio. Los gremios que se van a adherir (a la huelga) son los que en definitiva hacen a la movilidad de la gente. Si bien creemos que será un éxito, descreemos que el Gobierno tome nota de este paro. Por lo tanto, nosotros después evaluaremos y seguiremos con el plan de lucha que ya tenemos planteado“.

El diagnóstico de Barrionuevo expuso las dificultades que tendrán quienes el próximo jueves quieran concurrir a sus lugares de trabajo. Y preanunció la agudización del reclamo de las centrales obreras que están distanciadas del Gobierno: “Se viene un plan de lucha; el próximo paso son 36 horas con movilización y después vendrán 48 horas. En la medida en que no tengamos respuesta, iremos ejecutando la autorización que tenemos de los congresos sindicales”.

En declaraciones al diario El Tribuno, el líder gastronómico rechazó además las acusaciones lanzadas por diversos representantes del oficialismo que coincidieron en señalar que el paro general impulsado por su figura y la de Hugo Moyano tiene motivaciones políticas.

“La Presidente debe tomar nota de funcionarios que toman droga de la buena”

Lo que escuchamos todos los días del jefe de Gabinete (Jorge Capitanich) y de la Presidente (Cristina Kirchner) es una mentira total y no se cansan. No han tomado nota de que la gente está cansada de tantas mentiras (…) La política en general no tiene nada que ver, tiene que preocuparse por la inseguridad, por la inflación y por el narcotráfico, que están en nuestra agenda y que nosotros venimos planteando”, reclamó Barrionuevo.

El titular de la CGT Azul y Blanco reforzó la crítica a la jefa de Estado con un nuevo exabrupto que se apoyó en la problemática del avance de la comercialización de estupefacientes: “La Presidente ha manifestado que también los ricos toman droga. Por supuesto, ella lo sabe, tiene buena información y también debe tomar nota de los funcionarios que consumen droga de la buena con la plata de los argentinos. Seguramente nosotros debemos ser los que se la pagamos“.

Con respecto a las paritarias, el sindicalista criticó a los gremios cercanos al Gobierno se están apurando a firmar acuerdos inferiores al 30% de aumento y lo fundamentó: “Según todos los analistas y por lo que estamos viendo, indudablemente (el incremento) no puede ser inferior al 40%. A eso nosotros le sumamos un resarcimiento del 12% por lo que (por la devaluación y la inflación) perdimos en la negociación anterior “.

Consultado sobre la viabilidad de que los empresarios accedan a cerrar la paritaria con un 52% de aumento, Barrionuevo señaló: “No sé, a mí me pagan los trabajadores gastronómicos para que defienda su salario y para que les dé servicios. La realidad es que hay una inflación galopante y que los trabajadores están perdiendo su poder de compra. Los empresarios van a la par de la inflación, aumentaron todo y al trabajador no le aumentaron. Esta es la cruda realidad. A mí no me van a correr como quiso hacer (Antonio) Caló que dijo que privilegiaron las fuentes de trabajo”.

Finalmente el gremialista consideró que la unidad de las centrales sindicales esta “muy cerca” porque los reclamos de la clase obrera son similares. “Algunos dirigentes que son adeptos al Gobierno van a entender que antes de la política están la defensa de los intereses de los trabajadores”, completó.

 WHATSAPP FMA102