Alrededor de mil participantes en el Encuentro de Niños y Adolescentes

Encuentro de Niños y Adolescentes

En el Predio Ferial Catamarca, se llevó a cabo el Encuentro Diocesano de Niños y Adolescentes, que reunió a cerca de mil personas provenientes de distintos puntos de la diócesis catamarqueña, entre los que se contaron niños y adolescentes de las parroquias y colegios confesionales, padres, catequistas, docentes, coordinadores de grupo, secretarios, servidores y 14 sacerdotes acompañando a los fieles de sus comunidades. La convocatoria se inscribe entre las acciones con motivo del Año de la Niñez y la Adolescencia, en el marco de la Misión Diocesana Permanente que transita la Iglesia en Catamarca.

Desde las primeras horas del día, comenzaron a arribar las delegaciones al Predio Ferial con banderas, pañuelos y bufandas, pintando de los colores misioneros la fresca mañana. Mientras el equipo de secretaría acreditaba a los recién llegados, el grupo Yanai Ministerio de Música y miembros de la Pastoral del Colegio del Carmen y San José animaban el ingreso al salón donde se desarrollaron las actividades.

El acto de apertura dio inicio con el ingreso de la imagen del Niño Jesús hasta el frente del escenario, y la oración de la mañana, invocando al Espíritu Santo para que se haga presente en sus corazones y les permita aprovechar del encuentro, que fue presidida por el Pbro. Sergio Chumbita, Director Diocesano de las Misiones y responsable de la organización de la convocatoria. Luego rezaron y cantaron a la Virgen María, Madre de Jesús y de todos los cristianos.

A continuación, alumnos del Colegio del Carmen, acompañados por el Prof. Guillermo Bordón, brindaron una representación teatral referida a distintas situaciones que viven a menudo en sus hogares los niños y los adolescentes. Este fue el eje motivador del trabajo grupal que tuvo lugar seguidamente. Los grupos fueron conformados por niños o adolescentes de diferentes parroquias para una mejor integración y estuvieron bajo la coordinación de catequistas, misioneros, docentes y agentes de pastoral, quienes se prepararon con antelación para facilitar y promover la participación de todos.

En la primera etapa del trabajo, denominada Catequesis Misionera, se creó un espacio de diálogo sobre las situaciones que viven cotidianamente en su familia, escuela o club, propiciándose un espacio de escucha a los chicos.

El segundo momento fue de Espiritualidad Misionera, en el que a partir de lo charlado y propuesto anteriormente, se presentaron como signos panes y peces en los que cada uno colocó una intención, un pedido o acción de gracias a Jesús, que los llama a su encuentro y siempre está dispuesto a escucharlos. Luego cada grupo elevó una oración y se bendijeron mutuamente.

“Somos discípulos misioneros de Jesús”
Al finalizar el trabajo en comisiones, al mediodía se celebró la Santa Misa presidida por el Pbro. Santiago Granillo, responsable de la Pastoral Diocesana de la Niñez, y concelebrada por sacerdotes venidos de los decanatos para vivir este encuentro de los predilectos de Jesús y opción de la Iglesia local. También participaron de la Eucaristía, monaguillos de todos los decanatos presentes.

Durante la Liturgia de la Palabra, participaron especialmente niños leyendo las lecturas, y el Salmo fue cantado por el Coro de Niños Municipal, dirigido por la Prof. Cecilia Colla.

En su homilía, el P. Granillo mantuvo un fluido diálogo con los niños y adolescentes. Destacó en primer lugar que Jesús fue quien los llamó y eligió personalmente a participar del encuentro y compartir la jornada. “Él nos eligió y nos apartó en este día del mundo, nos trajo de nuestra casa, de nuestra parroquia, de nuestras comunidades para que nosotros estemos aquí con su Madre y con muchos hermanos. Él nos eligió y por eso nosotros somos sus discípulos. Y no sólo sus discípulos sino sus discípulos misioneros, porque Él nos eligió antes de estar nosotros en el seno de nuestra mamá”. Destacó que “un discípulo de Jesús aprende de Él porque es su maestro, aprende a amar como su maestro. Y empieza a dar la vida, como Él lo hizo por todos nosotros.”

Junto a los cientos de niños y adolescentes presentes repitió a viva voz: “Somos discípulos misioneros de Jesús”, para que no lo olviden nunca. Antes de finalizar, les dejó como tarea para la vida, cinco consignas para crecer como discípulos misioneros: cuidar la amistad con Jesús, escuchar su palabra, vivir la Eucaristía con alegría, amar a la Iglesia y llevar a Jesús a los demás”.

En el momento de las ofrendas, niños y adolescentes representantes de cada decanato de la Diócesis, acercaron al altar junto a los dones de pan y vino, los trabajos realizados en los grupos: panes y pescados con sus intenciones y acciones de gracias al Señor.

Finalizada la celebración eucarística, compartieron el almuerzo a la canasta en los respectivos grupos de trabajo. Los 120 servidores del grupo Enlace-Servicio dispusieron los alimentos entre todos los presentes y estuvieron a completa disposición durante toda la jornada, para que todos pudieran vivir plenamente el encuentro.

Al retomar las actividades por la tarde, los niños y adolescentes compartieron con los miembros de su misma parroquia o colegio su experiencia de la jornada. Para finalizar, elaboraron propuestas de acciones pastorales concretas que tanto niños como adolescentes deberán realizar en sus comunidades de origen, a fin de dar a conocer lo vivido y trabajado durante el encuentro.

Como cierre del encuentro, se encomendaron a la Madre del Valle con cantos y oraciones, pidiéndole su bendición para todos los niños y adolescentes de la diócesis. Con la alegría característica de los pequeños, se despidieron unidos en Cristo.

 WHATSAPP FMA102
Compartir