8 síntomas de una enfermedad renal

enfermedad renal

Cuidar de nuestros riñones es algo imprescindible en nuestro día. Pero en ocasiones cometemos errores: una mala alimentación, poco consumo de líquidos… es entonces cuando pueden aparecer pequeños indicios de que algo no va bien. ¿Qué tal si conocemos algunos de los síntomas más evidentes de una posible enfermedad renal?¡Toma nota por el bien de tu salud!

Indicadores de una enfermedad renal

Como suele decirse, el conocimiento es poder. El escuchar nuestro cuerpo es indispensable para mantener una buena salud, pero eso sí, tampoco debemos llevar hasta la obsesión cualquier pequeño indicio. Los síntomas de un problema renal suelen ser muy evidentes, así que nunca está demás conocerlos para acudir así a nuestro médico en busca de consejo.

1. Cambios de micción

Es seguramente el síntoma más evidente de una enfermedad renal, indicios fácilmente observables.

  • Nos vemos obligados a levantarnos muchas veces por las noches, con una urgencia poco habitual. Luego, cuando llegamos al servicio no hacemos más que unas pocas gotitas.
  • La orina cambia de color, o incluso puede salir espumosa o con burbujas. Además de que orinamos con más frecuencia, es habitual que tenga un tono más oscuro (como de coca-cola, debido a restos de sangre).

2. Cansancio

En ocasiones nos podemos sentir cansados sin motivo aparente. Andamos un poco, subimos escalones y nuestro cuerpo ya se siente agotado. Y más aún, es muy posible que al llegar del trabajo, no pienses en otra cosa más que en ir a la cama a dormir.

¿A qué se debe esta sensación y falta de energía? Los riñones sanos producen una hormona llamada eritropoyetina, y es ella quien se ocupa de transportar el oxígeno a la sangre. Pero si existe ya una enfermedad renal, la producción de eritropoyetina baja a medida que van fallando los riñones. Todo ello hace que nuestros músculos se agoten, nuestros glóbulos rojos están bajando y ya no se transporta tanto oxígeno, pudiendo derivar entonces en una anemia, Debemos estar alerta.

3. Hinchazón

¿Se te han hinchado los tobillos de modo habitual? ¿Las piernas? ¿Te cuesta ponerte los zapatos? Entonces es posible que tengas un problema renal. Pero ojo, no lo asocies de inmediato, a veces, es un simple problema de circulación. De ahí que tengas que ver otros signos, tales como una caída de pelo, que se nos hinche la cara, los dedos de las manos…Todo esto se debe a que los riñones no pueden deshacerse del fluido extra, que se acumula en nuestro cuerpo.

4. Erupciones cutáneas y picor

Un picor súbito y diferente a los demás, como si viniese del mismo hueso o de la propia sangre. Es algo muy molesto que se debe al hecho de que nuestros riñones, no eliminan como deben los desechos de nuestra sangre. Van acumulándose y aparecen estas molestias y picores tan incómodos.

5. Sabor metálico en la boca

Otro dato a tener en cuenta. Es posible por ejemplo que la comida deje de tener su sabor original, ya no te sabe igual… e incluso tu aliento tiene mal olor, como de amoníaco. Sientes un mal sabor en la boca y ello hace que pierdas el apetito, porque todo te sabe como a hierro, a algo metálico… son efectos de que estamos padeciendo una enfermedad renal, no lo pases por alto si es algo constante.

6. Náuseas y malestar

Lo sabemos, son muchas cosas las que pueden causarnos malestar y angustia. Pero cuando esta realidad sea frecuente empezaremos a tenerlo en cuenta para hablar con nuestro doctor. Y es que esto se debe a un acumulación de desechos en la sangre (uremia) que pueden ocasionar náuseas y vómitos.

7. Sensación de frío

El tener un índice más bajo de glóbulos rojos, la anemia, la sensación de debilidad, hace que nos sintamos más frágiles frente a los cambios de temperatura, y en especial frente al frío. Lo sentimos más, las manos y nuestros pies siempre están como congelados… una sensación de vulnerabilidad muy característica.

8. Dolor en un lado de la espalda o en una pierna

¿Te ha pasado alguna vez? Tranquilo, es un síntoma que puede deberse a muchas cosas. Pero nos preocuparemos en caso de que sea algo recurrente, algo que te acompañe durante varios días seguidos. Dolor en la espalda o en el costado, como una ligera inflamación también en una pierna, una presión que no sabes explicar pero que te molesta.

Fíjate sobre todo si es siempre en el mismo lado, ya que ello demostraría que se debe, efectivamente a un riñón. En ocasiones se debe a una poliquistosis renal, causante de quistes llenos de líquido en los riñones y a veces incluso en el hígado, algo que ocasiona bastante dolor.

En conclusión, nunca pases por alto los indicios que siempre te da tu cuerpo. Tampoco vamos a obsesionarnos, pero si un dolor es constante, si nos sentimos mal de forma habitual, no dudes en acudir a tu médico para que te ofrezca el tratamiento adecuado en caso de sufrir una enfermedad renal.

 WHATSAPP FMA102
Compartir