Papa Francisco en Santa Marta: El que juzga se pone en el lugar de Dios

Papa Francisco en Santa Marta

Durante la Misa en Casa Santa Marta, el Papa Francisco habló de lo que supone juzgar a los demás. Dijo que quien lo hace se equivoca porque ocupa un lugar que sólo corresponde a Dios.

PAPA FRANCISCO

“Si queremos seguir el camino de Jesús, más que acusadores debemos ser defensores de los otros delante del Padre. Veo una cosa mala en el otro, ¿voy a defenderlo? No, quédate callado. Vete a rezar delante del Padre como hace Jesús. Reza por él pero no le juzgues. Porque si lo haces, cuando tú hagas algo malo, serás juzgado”.

Francisco añadió que el demonio siempre acusa pero que Jesús “está delante de Dios para defendernos de las acusaciones”.

HOMILÍA DEL PAPA

Fuente: Radio Vaticana

 

“Por eso, quien juzga se equivoca, simplemente porque toma un lugar que no es para él. Pero no sólo se equivoca, también se confunde. ¡Está tan obsesionado con aquello que tiene que juzgar en aquella persona – ¡tan, pero tan obsesionado! – que aquella pajita no lo deja dormir! ‘¡Pero yo quiero sacarte esa pajita’!… y no se da cuenta de la viga que él tiene. Se confunde: cree que la viga es aquella paja. Confunde la realidad, es un fantasioso. Y quien juzga acaba derrotado, termina mal, porque la misma medida será usada para juzgarlo a él. El juez que se equivoca, porque toma el lugar de Dios –soberbio, autosuficiente– apuesta por una derrota. ¿Y cuál es la derrota? Aquella de ser juzgado con la misma medida con la que él juzga.” 

“Jesús, delante del Padre, ¡nunca acusa! Al contrario: ¡defiende! Es el primer Paráclito. Después nos envía al segundo, que es el Espíritu Santo. Él es el defensor: está delante del Padre para defendernos de las acusaciones. ¿Y quién es el acusador? En la Biblia, se llama ‘acusador’ al demonio, a Satanás. Jesús juzgará, sí: al final del mundo, pero mientras tanto intercede, defiende…” 

“Si queremos seguir el camino de Jesús, más que acusadores debemos ser defensores de los otro delante del Padre. Veo una cosa mala en el otro, ¿voy a defenderlo? No, Estate callado. Vete a rezar delante del Padre, como hace Jesús. Reza por él pero no le juzgues. Porque si lo haces, cuando tú hagas algo malo, serás juzgado. Recordemos esto bien, nos hará bien en la vida de todos los días, cuando nos vienen las ganas de juzgar a los otros, de hablar mal de ellos, que es una forma de juzgar”.

 WHATSAPP FMA102
Compartir