Un sacerdote arriesga la cárcel por no violar el secreto de confesión

confesión

Haciendo una excepción en su política de no comentar casos judiciales inconclusos, la Diócesis de Baton Rouge, Estados Unidos, emitió una declaración oficial para rechazar un concepto de la Corte Suprema de Louisiana sobre la supuesta obligación de un sacerdote de declarar para esclarecer un caso.

El problema, insalvable para la Iglesia, es que lo que se solicita al presbítero es nada menos que revelar el contenido de la confesión sacramental de una presunta víctima. “Una doctrina fundamental de la Iglesia Católica Romana durante miles de años ordena que el secreto de confesión es absoluto e inviolable”, indicó la Diócesis como respuesta oficial.

Como cumplimiento de este grave compromiso, “un sacerdote está obligado a nunca romper este sigilo. Tampoco se permite al sacerdote admitir si alguien fue a confesarse con él”. Por este motivo, el Padre Jeff Bayhi, quien sirve en esta diócesis, debe abstenerse de declarar en el proceso de una niña que en teoría habría revelado detalles sobre un crimen en su contra en su confesión sacramental con el sacerdote. Además, el clérigo debe enfrentar sin doblegarse las acusaciones de no haber denunciado los hechos si hubieran sido de su conocimiento. El sacerdote rehusó declarar al respecto.

El secreto de confesión debe defenderse a cualquier costo
“De ser necesario, el sacerdote debería padecer un proceso en una corte civil y debería sufrir una pena de prisión antes que violar su deber sagrado, violentar el secreto de confesión y su deber para con el penitente”, afirmó la Diócesis en términos claros sobre lo que podría ser el futuro del P. Bayhi, quien ha mantenido su negativa a testificar. “Esta no es un área gris en la Doctrina de la Iglesia Católica Romana”, agregó el comunicado.

“Un sacerdote / confesor que violenta el sigilo de la confesión incurre en una excomunión inmediata cuyo perdón está reservado a la Sede Apostólica en la Ciudad del Vaticano”.

La libertad religiosa del sacerdote y el secreto de confesión habían sido protegidos por la Corte de Apelaciones del Primer Circuito, pero un recurso fue interpuesto por los demandantes ante la Suprema Corte de Louisiana, que a su vez ordenó a la Corte de Distrito llevar a cabo la polémica audiencia y determinar si hubo un sacramento de confesión susceptible de ser protegido en el caso. “La Suprema Corte de Louisiana no puede ordenar a la Corte de Distrito hacer lo que ninguna corte civil podría llegar a hacer: determinar qué constituye el Sacramento de la Reconciliación en la Iglesia Católica”, protestó la Diócesis. “La jurisprudencia estatal y federal deja claro que no hay jurisdicción que pueda adjudicar reclamos que corresponden a preguntas puramente religiosas de esta naturaleza”, recordó.

La Diócesis respaldó entonces la actuación del clérigo y afirmó que la ley de la Iglesia tampoco permite que el penitente u otra persona revele los contenidos de la confesión sacramental. Además, denunció que el hecho de que una corte civil pretenda determinar si una situación está o no protegida por el secreto de confesión constituye “una clara y desmedida violación de la Cláusula de Establecimiento de la Constitución de los Estados Unidos”.

“Esta materia trae consecuencias serias a todas las religiones, no sólo a la fe Católica”, agregó la Diócesis. “Los estatutos involucrados en este asunto se refieren a las “comunicaciones sagradas” que son confidenciales y están exentas de un reporte obligatorio”. La Iglesia local pidió el respeto de la libertad religiosa e invocó la separación de la Iglesia y el Estado, al tiempo que anunció que realizará todas las acciones legales disponibles para proteger el ejercicio libre de la religión por parte de sus miembros.

Con información de Diócesis de Baton Rouge y UCA News. Artículo publicado en Gaudium Press

 WHATSAPP FMA102
Compartir