Final del Mundial, “derby” entre Papas. Lombardi: están más allá del fútbol

Francisco y Benedicto XVI

Según el vocero vaticano «no parece verosímil que la vean juntos». Pero hay muchos que no pierden la esperanza, pensando en las sorpresas a las que nos ha acostumbrado Francisco.

Suena el teléfono. «¿Sí?». «¿Joseph?, soy Jorge. ¿Vienes a la Casa Santa Marta el domingo? ¿Vemosla final juntos?». «Natürlich!». «Invitalo a Georg, para que venga también. Aunque tengan superioridad numérica…». ¿Dos Papas viendo la final de la Copa del Mundo juntos? El próximo domingo, día de la finalísima Argentina – Alemania (equipos de Papa Francisco y del Pontífice emérito Benedicto XVI), sería posible, pero es casi seguro que esta escena (con todo y llamada telefónica) extraordinaria, divertida e “histórica” no se lleve a cabo. El encargado de advertir a todos los ilusionados es el director de la Sala de prensa vaticana, el padre Federico Lombardi: «No me parece verosímil que la vean juntos», sobre todo porque, añadió Lombardi: «no creo que Benedicto XVI vaya a ver la partida».

En cuanto a Francisco, “hincha” de los cuervos del San Lorenzo de Almagro, el vocero vaticano afirmó que es probable que, por lo menos, «se informe»; pero no se sabe todavía con certeza si Papa Bergoglio abandonará sus actividades para ver la final. Además, los Papas no hacen pronósticos: «Son personas superiores; siempre dicen: “Que gane el mejor”».

Sin embargo, no se puede afirmar a ciencia cierta que los Papas no verán el encuentro, puesto que Francisco ha acostumbrado al mundo a las sorpresas. Quién sabe, tal vez podría decidir invitar a Ratzinger a su Casa (Santa Marta). Con el Pontífice argentino, “nunca digas nunca”. De hacerlo, probablemente también tendría que invitar al secretario de Benedicto XVI, además de Prefecto de la Casa Pontificia, el también alemán mons. Georg Gänswein.

De cualquier manera, la final entre Argentina y Alemania en el Maracaná de Río de Janeiro ha suscitado una oleada de humorismo mediático, sobre todo en las redes sociales, multiplicando los “memes” en los que aparecen ambos Pontífices. Y esta situación, sobre todo el imprevisto interés futbolístico que ha surgido entre los vaticanistas, divierte mucho a Federico Lombardi.

Los constantes esfuerzos en el Vaticano para acreditar la absoluta sintonía entre Francisco y Benedicto XVI podrían vivir un momento de crisis el próximo domingo, con Bergoglio apoyando a Messi y Ratzinger a Muller. Esta mañana en la Plaza San Pedro, un obispo habría hecho una broma: «Cuando el diablo mete las manos».

La copa del Mundo de Brasil ha sido un Mundial particularmente sentido en la Ciudad del Vaticano, pues ya en ocasión del encuentro entre Argentina y Suiza (del 11 de julio pasado) habían surgido situaciones muy divertidas, como la imagen publicada en Twitter por el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales (en la que se representaba al Papa, bufanda argentina al cuello, enfadado y a un grupo de Guardias suizos viendo la partida en la televisión). El mismo Francisco, al encontrarse con uno de sus guardias, había bromeado diciendo que el encuentro habría sido «una guerra». Ahora, todo mundo espera el “derby” entre dos Papas.

 WHATSAPP FMA102
Compartir