Las diez estafas de dietas más extendidas en Internet

Alto

Con tal de bajar de peso, muchas personas pueden caer fácilmente en engaños para lograrlo. Píldoras quemagrasas, parches adelgazantes, aparatos de electroestimulación… En materia de dietas son muchas las promesas fraudulentas que circulan por Internet. Diez expertos nos cuentan de qué productos y métodos dietéticos debemos desconfiar.

  • Píldoras quemagrasas, parches adelgazantes, aparatos de electroestimulación… En materia de dietas son muchas las promesas fraudulentas que circulan por Internet. Diez expertos nos cuentan de qué productos y métodos dietéticos debemos desconfiar.

  • Dietas con complementos alimentarios
    La publicidad: dietas basadas en un reequilibrio alimentario, a veces con ayuda de una dietista, pero sobre todo en la ingesta de complementos alimentarios. Así, consiguen que el cliente desembolse una buena cantidad de dinero en pastillas para una semana.La estafa: “Los complementos alimentarios no hacen adelgazar la figura, solo la cartera”, denuncia la nutricionista Brigitte Danchin. “Claro que el efecto.
  • Ropa adelgazante
    La publicidad: bragas, pantalones cortos y mallas impregnadas de agentes que estimulan la combustión de grasas.La estafa: estas prendas no hacen perder peso, simplemente mejoran el aspecto de la piel de manera transitoria. Desafortunadamente, la silueta no cambia sin esfuerzo.

    Lo que debe alertarte: “Descarta las prendas adelgazantes cuyo principal ingrediente no sea la cafeína”, recomienda Danchin. Solo las prendas con una buena.

  • Parches adelgazantes
    La publicidad: los parches adelgazantes a base de plantas reducen las ganas de comer y las grasas acumuladas.La estafa: “No hay ningún producto que disuelva la grasa”, sentencia Danchin. “Y menos aún de manera local”. Los parches, al igual que las cremas adelgazantes, pueden mejorar la piel de naranja, pero esta aparecerá en cuanto dejen de utilizarse. “En cuanto a la pérdida de centímetros, es posible perder un par de ellos, al estar la piel menos embebida de agua, pero eso es todo”.

    Lo que debe alertarte: principalmente, las publicidades en las que aparecen fotos de mujeres antes y después de haber utilizado los parches, en las segundas, con una silueta mucho más delgada… Si de verdad quieres probar estos parches, compra los que contengan mucha cafeína. “Solo estos pueden llegar a producir un efecto en la piel”, asegura Danchin.

  • Las dietas “personalizadas”
    La publicidad: adelgazar gracias al seguimiento de métodos adaptados al grupo sanguíneo o al morfotipo del paciente.La estafa: “La idea es todo menos científica”, aseguran Danchin y el doctor Lecerf. “No hay pruebas”.

    Lo que debe alertarte: los métodos basados en dietas personalizadas son, por lo general, un pretexto para vender complementos alimentarios. Además, no suele haber nutricionistas detrás de ellos. La dieta de los grupos sanguíneos, por ejemplo, la inventó un naturópata.

  • Dietas exprés
    La publicidad: la pérdida de entre cinco y siete kilos en una semana, con una dieta basada en alimentos como la sopa de col.La estafa: “Si comemos poco o nada, adelgazamos, no hay necesidad de comprar productos para eso”, explica Danchin. El problema es que los kilos que se pierden de esa manera vuelven rápidamente. “Estas dietas son peligrosas, sobre todo para las personas más vulnerables”, agrega la nutricionista.

    Lo que debe alertarte: huye de las dietas que prometen una pérdida de peso de más de dos kilos semanales. “Perder un kilo por semana ya es mucho”, explica la experta.

  • Complementos alimentarios que adelgazan milagrosamente
    La publicidad: un complemento alimentario que reduce el apetito, estimula el metabolismo, quema calorías y, en definitiva, hace adelgazar en tiempo récord. Existen decenas de productos de este tipo, pero los más populares son las bayas de acai, el té verde, el café verde y el guaraná.La estafa: “No hay productos adelgazantes milagrosos”, recuerda Danchin. “Que estudios in vitro o en animales hayan demostrado un efecto adelgazante de estos productos no quiere decir que funcionen en el hombre”, agrega Lecert. Además de ser ineficaces, estos complementos puede ser peligrosos, sobre todo si se los compra en Internet. “Pueden ser fraudulentos, contener efedrina o cafeína, sustancias que no están autorizadas”, indica Lecert. La única ventaja, coinciden los expertos, es que producen un efecto placebo. Cualquier producto supuestamente adelgazante condiciona el cerebro.

    Lo que debe alertarte: si de todos modos quieres comprar complementos adelgazantes –para motivarte a la hora de seguir una dieta, por ejemplo–, no pagues demasiado por su efecto placebo y sobre todo compra los que lleven el sello ISO 22 000 (que garantiza la seguridad sanitaria de los complementos alimentarios, que no requieren autorización para salir al mercado a diferencia de lo que sucede con los medicamentos).

  • Píldoras quemagrasa
    La publicidad: tomar diariamente un comprimido que contiene un alimento o un compuesto adelgazante (cetona de frambuesa, mango africano, extracto de pimiento…) que quema la grasa rápidamente, en particular la que se acumula en los muslos, el vientre y los glúteos. La mayoría del tiempo, la publicidad de estos productos promete pérdidas de peso récord, de hasta 10 kilos el primer mes.La estafa: no existen productos que quemen grasas. “La única solución es ganar músculo, para evitar que estas vuelvan”, explica Danchin. Y para eso no queda más remedio que hacer ejercicio…

    Lo que debe alertarte: todo producto que se jacte de hacernos perder peso sin proponer cambios en los hábitos alimentarios es una estafa. “De manera general hay que desconfiar de los productos que anuncian una pérdida de peso concreta, del estilo pierda cinco kilos en una semana. No es posible prever el ritmo al que adelgazaremos ni la cantidad de kilos que perderemos”, precisan los expertos. Tampoco debemos confiar en los productos demasiado onerosos.

  • Aparatos de electroestimulación
    La publicidad: electrodos que envían impulsos eléctricos para remodelar el cuerpo, sobre todo los muslos y el vientre. Estos aparatos, además, permiten eliminar el efecto piel de naranja porque irrigan los tejidos.La estafa: “Los aparatos de electroestimulación no ayudan a adelgazar”, advierte Danchin.

    Lo que debe alertarte: fotos de cuerpos antes y después de utilizar estos aparatos, que supone una señal típica de estafa. “Además, todo método que nos prometa adelgazar sin esfuerzo es una mentira”, precisa la nutricionista.

  • Sitios de coaching en Internet
    La publicidad: decenas de sitios en Internet que contienen las palabras “adelgazante” y “coaching” en sus URL y prometen ayudarte a perder peso.La estafa: personas sin diploma que se autoproclaman coach en nutrición. El doctor Lecerf recomienda sospechar de los sitios que ofrecen dietas online con resultados espectaculares, que no proponen cambios duraderos en los hábitos alimentarios o que anuncian tarifas prohibitivas o, por el contrario, extremadamente baratas.

    Lo que debe alertarte: antes de utilizar estos sitios hay que verificar algunos aspectos: “Si hay un link de contacto, si hacen reembolsos y en qué condiciones y si las tarifas están claramente indicadas”, advierte Marie Taillard.

    Es igualmente importante ver quién está detrás de la web (¿un médico?, ¿dónde ejerce?), si es una sociedad, si está registrada… “En materia de dietas es mejor acudir a un profesional que atienda en un espacio físico”, aconseja Lecerf. “Lo mejor es pedirle a un médico que nos recomiende un sitio serio y seguro”.

  • Pulseras adelgazantes
    La publicidad: pulseras que ayudan a controlar el apetito, gracias a la estimulación de los puntos de acupuntura (electroacupuntura).La estafa: “No veo cómo las pulseras podrían estimular los puntos de acupuntura”, reflexiona Danchin.

    Lo que debe alertarte: “De manera general hay que desconfiar de todo lo que parta de un concepto científico y derive en cualquier otra cosa”, alerta la nutricionista. La estimulación de los puntos de acupuntura puede, efectivamente, conllevar una reducción del consumo de azúcar, ¡pero no llevando una pulsera!

 WHATSAPP FMA102
Compartir