Pesos astronómicos: se puede ir hasta la Luna con los billetes de 100 impresos desde 2003

Luna

Existe una suerte de consenso en que la cantidad de dinero en efectivo que circula en la calle es inusual. En los últimos años, la inflación de dos dígitos, junto al boom del consumo y los aumentos por paritarias, generaron que el consumidor tenga que usar más billetes a la hora de hacer compras. En muchos casos, se requiere más papel que antes para adquirir los mismos productos, lo que produce trastornos a la hora de sacar dinero de los cajeros automáticos, pues en ocasiones se quedan rápidamente sin dinero.
Esta tendencia, si bien refleja una expansión de la economía en términos nominales, también pone de manifiesto la negativa del Gobierno nacional de imprimir papel moneda de una denominación más alta, que obedece a razones más políticas que técnicas.
Alertados por este fenómeno, un grupo de economistas hizo cuentas con la base de datos del Banco Central para obtener algunas evidencias físicas que le dieran una dimensión real a la emisión monetaria desde hace 12 años.
Lo primero que hicieron fue calcular la cantidad de billetes de $100 que circulaba en la economía en la asunción de Néstor Kirchner, en 2003, y sus cambios en los años siguientes, hasta obtener el acumulado al 2014. Después midieron su magnitud en centímetros (6,5 de alto por 15,5 de ancho) y los proyectaron colocándolos uno al lado del otro.
Las conclusiones sorprenden. Si se trazara un camino con los 2430 millones de billetes de 100 impresos en este período, se obtendría un recorrido de 380.000 kilómetros, equivalente a la distancia entre la Tierra y la Luna. Si se ponen uno arriba del otro, una pila de 1000 billetes tiene 13 centímetros de altura, se podría edificar una torre de 316 kilómetros de altura, igual a 45 Aconcaguas, la montaña más alta de Argentina.
Esa misma operación se comparó con la emisión monetaria realizada en Estados Unidos, para el mismo período desde el 2003 al presente. Mientras que en el primero de esos años la proporción entre billetes argentinos y estadounidenses era de apenas 4%, y en el 2014 había trepado a 25 por ciento, publicó hoy el diario El Cronista.

La correlación no es favorable para la Argentina. De acuerdo a las estimaciones realizadas por el economista Federico Muñoz, entre 1985 y 2010 -período que incluye dos hiperinflaciones- el billete de mayor denominación que tuvo el país igualaba, en promedio, los u$s85. Hoy con un billete de $100 se obtienen menos de u$s7 en el mercado informal y casi u$s12 en el oficial.

 WHATSAPP FMA102
Compartir