El ministro de Defensa de la Nación entregó actas de la dictadura a la Gobernadora Lucía Corpacci

Lucía Corpacci - Agustín Rossi

La Gobernadora Lucía Corpacci junto al ministro de Defensa de la Nación Agustín Rossi presidieron el acto de entrega de actas de la dictadura. En la oportunidad, también estuvieron presentes el ministro de Gobierno y Justicia Gustavo Saadi, legisladores provinciales y nacionales, el director de Derechos Humanos de la provincia Ernesto Castrelos, jueces y fiscales de la Justicia Federal, además de representantes de las fuerzas de seguridad y de organizaciones de Derechos Humanos.

De este modo, durante el acto el ministro Rossi hizo entrega de los volúmenes impresos de las actas a la Primera Mandataria y al director de Derechos Humanos de la Provincia, mientras que a su turno Eduardo Alvarez, hermano de un desaparecido en Catamarca, obsequió al ministro de Defensa una imagen de Nuestra Señora del Valle.

Cabe señalar que estos volúmenes reproducen totalmente, sin ningun tipo de reservas ni censura, las 280 actas secretas encontradas en el edificio Cóndor, donde se plasman las decisiones obtenidas en las reuniones de la Junta Militar desde el 24 de marzo de 1976 hasta el 10 diciembre de 1983.

En este sentido, el ministro de Defensa relató las cincunstancias de este importante hallazgo “el 31 de octubre del año pasado recibí una llamada del Jefe de la Fuerza Aérea Argentina, el Brigadier General Mario Callejo, que me decía que en el segundo subsuelo del edificio Cóndor se había encontrado una cantidad de documentación que era de la época de la dictadura militar. En ese momento indiqué a un grupo de funcionarios encabezados por la directora Nacional de Derechos Humanos que concurriesen al lugar y allí, en una baulera se encontraron con un volumen de documentación, que a medida que pasa el tiempo debe ser de las más amplias que se han encontrado desde la recuperación de la democracia”.

De esta manera, comentó que luego de ordenar y clasificar la información se obtuvo “11.774 volúmenes documentales” y que se propuso que la misma “no quede encapsulada en el Ministerio de Defensa sino que la información se conozca ya que este era un aporte claro a la construcción de la memoria”.

“Trabajamos en tres direcciones: nos propusimos que este año en la Semana de la Memoria toda la documentación estuviese ordenada, calificada y clasificada, y está depositada en la Biblioteca Nacional de la Fuerza Aérea Argentina en la ciudad de Buenos Aires. Allí, existen dos puestos de consultas que cualquier ciudadadano, pidiendo un turno con anticipacion, puede ir y revisar la totalidad de la documentación. Además, abrimos un sitio web www.archivosabiertos.com , en donde está la totalidad de las actas. E hicimos esta edición limitada de las 280 actas que son sin duda, de toda esa información compuesta por más de 11.700 actas, la documentación más relevante desde el punto de vista histórico, y nos hemos preocupado en entregarla en la mayor cantidad de lugares de la Argentina, gobernadores, legislaturas, bibliotecas, organismos de Derechos Humanos, de manera que estuviese en muchas manos y masificar la información”, señaló Rossi haciendo referencia al tratamiento que tuvieron las actas y la decisión de compartirlas con el resto de la sociedad.

Especificamente, el ministro indicó que la documentación que se encontró se trata de “seis biblioratos con folios y cada uno de esos folios contenía un acta que representaba a las reuniones que hizo la Junta Militar durante el 76 al 83. Estaban en perfecto estado de conservación y firmadas por quienes eran los Comandantes en Jefe en esos momentos de la dictadura. Tanto es así que la primer acta está firmada por Videla, Massera y Agosti”.

Y reflexionando sobre la importancia de conocer estas actas de la última dictadura militar argentina, el funcionario nacional manifestó “la Junta era el máximo organismo de poder institucional que ha existido en la dictadura y estaba por encima de los otros poderes de la República, entonces cuando se hace la lectura de las actas hay que tener la mirada de que lo que se trataba ahí era lo que se había decidido no tratar en otras instancias menores de esta estructura de poder, o bien lo que se trataba ahí era lo que prioritariamente la Junta consideraba importante para que sea tratado por los tres Comandantes en Jefe, o bien eran aquellos temas que se llevaban a la Junta porque tenían diferencias entre las distintas fuerzas”.

A su turno, haciendo una valoración de la documentación entregada por el Ministro, La Gobernadora Lucía Corpacci sostuvo “estas actas de la dictadura son la letra escrita en algunas circunstancias del horror, y la letra escrita de lo que no debe volver a pasar. A veces uno escucha que se dice ‘por qué seguir revolviendo’ y hay que seguir porque no se puede avanzar sin saldar las deudas pendientes y sin dejar en claro que estas cosas no pueden volver a suceder, y que si vuelven a suceder, nadie va quedar impune, que va quedar escrito” y añadió convencida “porque un pueblo sin memoria no puede avanzar y estas actas construyen memoria”.

 WHATSAPP FMA102
Compartir