Biblia

Con mayor razón si se escoge una página al azar, se puede correr el riesgo de tentar al Señor. La Biblia no es un libro mágico, pero contiene la revelación de Dios a los hombres. Una revelación progresiva, dentro de una historia, que culmina en Cristo, muerto y resucitado por nosotros.

La Biblia nos presenta la historia de la salvación, la relación de amor entre Dios y su pueblo. Volver a leer, de vez en cuando un pasaje, incluso al azar, de esta historia es una cosa buena, pero debe hacerse con fe, sin implicaciones supersticiosas.

La lectura debe además estar acompañada de la oración y hecha en comunión con la Iglesia, pidiendo, en caso de necesidad, la ayuda del párroco o de una persona experta.

En la Nueva Biblia San Pablo, de la que habló el Papa un día en el Ángelus, hay un esquema para leerla toda en un año. En la Escritura es Dios mismo que dialoga con nosotros. Esto sucede sobretodo en la liturgia. Por eso publicamos el Evangelio de cada día.

Aleteia

 WHATSAPP FMA102