Lucía Corpacci en Tinogasta - inauguración de Escuela de Comercio

La Gobernadora Lucía Corpacci visitó en el mediodía del martes de octubre, el Departamento Tinogasta, para dejar inauguradas las flamantes instalaciones de la Escuela Secundaría N° 14 “Bernardino Rivadavia” (más conocida como Escuela de Comercio). Esta escuela fue financiada por el Gobierno Nacional a través del programa “Más Escuelas” y ejecutada por el Gobierno Provincial.

La comunidad educativa de Tinogasta espero 30 años para concretar este sueño, hecho que generó momentos de profunda emoción en el acto, ya que además el edificio cuenta con todas las comodidades y es ahora uno de los más grandes y mejor equipados entre todas las escuelas de la provincia.

La mandataría estuvo acompañada por el ministro de Educación, José Ariza; el ministro de Obras Públicas, Rubén Dusso y el ministro de Producción, Raúl Chico, entre otras autoridades. Lucía fue recibida por la directora del establecimiento, María Isabel Rius, mientras que el intendente Hugo Ávila y el Concejo Deliberante de Tinogasta la nombraron Huésped de Honor.

Con un edificio repleto de alumnos, docentes, directivos, ex alumnos, ex profesores, y padres e integrantes de la comunidad, se vivió un acto histórico para Tinogasta, debido a que esta obra fue esperada durante tres décadas y el Gobierno Provincial pudo hacerla realidad.

Además, la jefa de Estado entrego rincones y mobiliarios para jardines de infantes de Fiambalá, Saujil, Medanitos, Mesada de Zárate, Copacabana y  Anillaco.

También entregó dos refrigeradores para la Escuela EPET N° 3 y 25 bicicletas para los alumnos de la Escuela Agrotécnica, con sus kits completos y casco protector.

Por otra parte, a través del Ministerio de Producción entregó plantas de vid del Programa Mosto para los productores de Medanitos, que sufrieron daños en sus campos por incendios ocasionados e la zona.

“Estoy profundamente emocionada y muy feliz de poder estar acá cumpliendo”, señaló Lucía, para comentar que “me quiero dirigir a la comunidad de Tinogasta, a los jóvenes, a los adultos, a los padres de los jóvenes que concurren a esta escuela” sobre los pormenores de la marcha de la obra.

“La directora contaba un poco como era la historia, y yo quiero que sepan que para mí particularmente era una deuda enorme esta escuela. Y les voy a contra por qué… yo no era Gobernadora cuando ya se había empezado a gestionar en Nación, dentro del programa 700 Escuelas, la posibilidad de hacer este edificio. Y en verdad a veces las cuestiones políticas, esas de que ‘no quiero porque lo va a hacer, porque los fondos vienen de aquel que es mi adversario’, en realidad nos terminan perjudicando a todos. En ese interín me acuerdo que me insistían y me insistían… ‘hagan algo, no puede ser que no salga’. Bueno, hubo una persona que la voy a nombrar, que era Armando Mercado -yo no era funcionaria todavía-, y me llevó de la mano a hablar en Planificación Federal y peleamos por esta escuela junto a todo lo que peleamos. Quiero que sepan que no me atribuyo en ningún momento ser la única que peleó, porque yo sé la cantidad de gente que peleó y defendió la necesidad de esta escuela. Pero sí puedo decir que luego de que se empezó la construcción yo era una de las más interesadas en terminarla. Y bueno, a veces las cuestiones administrativas, burocráticas, nos ponen en estos bretes de no poder hacer nada. A esta escuela le faltaba bastante cuando la empresa constructora tuvo el problema que tuvo, que es de público conocimiento. Distinto fue el caso de la escuela de Recreo que sí pudimos intervenir rápidamente y terminarla. A esta le faltaba bastante, por lo tanto había que terminar los papeles”.

“Quiero agradecerle a la gente de Riego y Obras Públicas, que bajo la supervisión del ministro de Obras Públicas se arremangó y se decidió a terminar esta escuela”, sostuvo.

Lucía, en tono coloquial, comentó luego que “la señorita me escribe en el Facebook y me dice ‘Sabe qué? A la escuela le están sacando las palancas de los sanitarios, le están sacando los grifos, termínenla pronto’. Y yo le contesto ‘Señorita, quédese tranquila, falta poquito y ya la entregamos’. Por eso las dos tenemos esa emoción, de sentir que estamos cumpliendo con lo que nos comprometimos”.

“Las escuelas son lo que son sus directores, yo no me canso de decirlo. Cuando uno entra a una escuela y la escuela está limpia, alegre y tiene plantas y flores; y no vemos las puertas de los baños destruidas por los mismos dueños de la escuela, es porque hay una directora que pone mucho amor, que pone orden, que pone cariño y que abraza a toda la comunidad educativa. Por eso la escuela se mantiene. Son esos docentes, son esos directores, los que hacen posible la transformación en las escuelas. A veces vemos escuelas muy pobres impecables, y a veces vemos escuelas muy lindas destruidas y abandonadas, porque ser docente es una convicción, ser docente es un amor profundo hacia el otro. Cuando uno la escucha a ella se da cuenta, porque ella no dice ‘los chicos’, no dice ‘esos chicos’ como escucho a veces, ni dice ‘son unos indios’… dice ‘mis chicos’: se apropió de todos y cada uno de los estudiantes de esta escuela. Los tiene como hijos, y estoy segura de que todos los docentes que están en esta escuela también los tienen como hijos, porque tienen una directora que transmite ese sentimiento. Es el único modo que la educación llegue realmente a los chicos, y que cuando los chicos vienen a la escuela no sientan que vienen a sufrir, que vienen a cumplir una obligación, sino que sientan que vienen a disfrutar y a gozar de un derecho que muchas veces no reconocemos, pero que es el principal derecho que tenemos los argentinos: la escuela pública y gratuita”, detalló.

La Gobernadora recordó que “ayer estábamos inaugurando una salita maternal en el Instituto de Formación Docente en la Capital, para que las chicas que van a estudiar a ese instituto puedan dejar a sus chiquitos, porque la mayoría van con los hijos en brazos y estén cuidados mientras están estudiando. Y yo les decía a los chicos que valoren el modelo de país que tenemos, más allá de cualquier cuestión partidaria. Tenemos un país donde la educación es pública y gratuita, donde por decisión del Gobierno de estos 13 últimos años se hicieron más de 2.500 escuelas, se crearon 9 universidades más en todo el país que se suman a las universidades que teníamos, donde por decisión política de qué modelo de país queremos todos nuestros jóvenes, vivan en Tinogasta, en Capital Federal o en Antofagasta de la Sierra, pueden en el secundario acceder a una tecnología maravillosa como es la netbook y por si fuera poco, ahora empiezan a recibirla los chicos de la primaria con los módulos tecnológicos. Es un modelo de país que, en serio, lo tenemos que defender. Pero no porque sea tal o cual el candidato, sino porque no todos miran la educación de la misma manera, no todos le dedican más del 6 por ciento del PBI a la Educación. Acá, solamente en este departamento, entre el municipio Tinogasta y el municipio Fiambalá, nosotros ya inauguramos cuatro escuelas: dos en Fiambalá y dos en Tinogasta. La escuela primaria de Fiambalá, la escuela de Medanitos, la escuela Amor y Esperanza de Tinogasta y esta escuela que estamos inaugurando hoy. Este año también, a principio de año, le decía al director de la Escuela Agrotécnica, estuvimos entregando transporte, una trafic para esa escuela, y tecnología, y aparatos que necesitaban, y hoy les estamos entregando 25 bicicletas. Pero a lo mejor no es el costo de las bicicletas, es lo maravilloso de tener una política educacional que contempla las diferentes diversidades del país. Porque antes transporte significaba el colectivo: si no había colectivo ‘arréglense como Dios los ayude, váyanse a pie’. Y ahora transporte significa mirar las distintas realidades, puede ser una moto… el otro día inauguramos una escuela en El Espinillo y se acercó una mamá a decirnos: ‘Vivo a 15 kilómetros, no puedo ir y llevo dos chicos. ¿Qué podemos hacer?’ La moto, si le permite ir en ese camino, y si no es la moto, es la bicicleta, el colectivo… o será el burro. Pero la historia es que tenemos cómo nuestros chicos lleguen a la escuela, y se lo ponemos desde el Estado, no nos hacemos los tontos y que como viven lejos que se arreglen como Dios quiera. Esa es la igualdad por la que trabajamos, esa es la igualdad que no declamamos, porque, créanme… cada vez que alguno… miren, yo me río porque cada vez que inauguro una escuela, yo antes no lo hacía y ahora sí lo hago, he entendido que si las obras no se muestran no se conocen. Entonces, hace unos cuantos meses, empecé con que cada vez que inauguro una escuela, cada vez que entrego viviendas, cada vez que inauguro un hospital, subo las fotos al Facebook. Por ahí alguna gente se enoja y me dice ‘¿Por qué se hace propaganda?’. Y yo les contesto ‘No me hago propaganda, rindo cuentas’. Les informo qué hago con el mandato que me dieron diariamente, rindo cuentas, quiero que sepan qué es lo que hago. Pero cada vez que inauguro una escuela hay muchos que se alegran y me dicen ‘qué suerte’ y me lo dicen con mucho cariño. Y hay otros que, también con cariño, pero me dicen ‘Qué linda la escuela… cuándo nos tocará a nosotros? Yo soy de la Escuela Número 15 –porque debe andar por acá- y tengo un turno a la mañana, uno a la tarde y uno a la noche’… quiero decirles a los de la escuela número 15 que me llevo el compromiso de ver cómo mejoramos la situación de la escuela para que estén mejor, así que quédense tranquilos”.

“Vuelvo a decirles que estoy muy feliz, que espero que los chicos realmente vivan esto como la casa propia, que entendamos que de ninguna manera vamos a poder desarrollarnos si no invertimos fuertemente en la Educación y la Educación significa el salario de los docentes, pero no sólo el salario de los docentes. Significa compromiso del Gobierno, de los docentes, de los alumnos, destinar fondos públicos para hacer más y mejores escuelas, para recuperar las escuelas destruidas, para poder becar a nuestros jóvenes, para que vayan al IES y a la universidad; de acá de Tinogasta nosotros estamos pagando, con becas de la provincia cuatro estudiantes universitarios y más de 30 chicos que están estudiando en los IES, y lo digo porque los repartimso en toda la provincia: tenemos más de 2.500 becados”, agregó Lucía.

Finalmente expresó que “yo sueño y trabajo todos los días, a veces bien, a veces mal, todos los días hay que corregir el rumbo, todos los días hay que decir ‘esto lo hagamos mejor la próxima vez’. Pero trabajo con una convicción enorme, de que podemos construir en serio una Catamarca más justa, una Catamarca para todos, una Catamarca donde no tengamos chicos que no puedan estudiar, donde no tengamos jóvenes que no puedan trabajar, donde no tengamos gente que no pueda tener vivienda, donde no nos quede un catamarqueño que no tenga baño, que no nos quede un catamarqueño que no pueda acceder a la salud. Por eso son las políticas públicas, activas, concretas que desarrollamos, no sólo en la Capital, no sólo en los grandes centros urbanos, sino en toda la provincia. Porque no me voy a cansar de decirlo: así como los argentinos tenemos los mismos derechos, los catamarqueños tenemos los mismos derechos, del Este al Oeste, del Norte hacia el Sur, en el Centro, todos los catamarqueños valemos lo mismo, y trabajamos para eso”.

 WHATSAPP FMA102