Natalia Ponferrada con Paula Villagra

Desde el próximo 10 al 14 de noviembre la escuela Nro 1 Hospitalaria y Domiciliaria de nuestra Catamarca participará de la Feria de Ciencias de instancias nacionales que se realizada en el Tecnópolis, CABA, para ello la Secretaría de Turismo de Catamarca, Mlga. Natalia Ponferrada, entregó a la Directora de la Escuela, Prof. Paula Villagra de material de promoción y merchadising  de nuestra Catamarca Turística para ser entregado a docentes a alumnos de otras provincias Argentinas que participan en la “Feria”.

Que es la Escuela Hospitalaria y domiciliaria

La escuela Hospitalaria y domiciliaria Nº1 funciona desde junio de 2010, en el hospital de Niños Eva Perón, con el objetivo de asistir a los pequeños para que no pierdan el año escolar por la enfermedad que puedan padecer.

“La escuela no funciona en pos de una matrícula sino por la necesidad que surja. La escuela es domiciliaria y hospitalaria, funciona dentro del hospital de Niños en el turno tarde únicamente, porque a la mañana están con la atención del médico, con análisis clínicos y la rutina que establece el tratamiento”, explicó la directora de la unidad escolar Paola Villagra.

También, en la modalidad de domiciliaria, las docentes visitan dos veces por semana a los chicos que reciben un largo tratamiento (cuando la enfermedad supera el mes de atención médica). En esos casos es necesario realizar trámites, pidiendo el pase provisorio a la escuela Hospitalaria. Ahí docentes y directivos, de ambas escuelas, se ponen de acuerdo en los temas que se deben abordar, para que “sea como si no estuvieran faltando a su escuela original”.

En los casos de largo tratamiento, las enfermedades más frecuentes son leucemia, cáncer, trasplantes, quemados y traumatizados. La mayoría de estos niños son de familias de escasos recursos.

Ante la gravedad de estos casos es que las docentes entienden que cumplen un rol importante en la recuperación de los niños, por eso tratan de estar siempre con ellos. Al respecto, la directora de la escuela señaló que “nos esperan con desesperación, porque por cada chico las ‘seños’ van dos veces a la semana, y siempre se trata de respetar contra viento y marea esos turnos, si hay paro lo lamento por la docente, pero está la situación de enfermedad del chico que nos está esperando y si no vamos a ellos les provoca una angustia y se ponen mal, porque es el único contacto con la vida real”.

En algunos casos las docentes también hacen de psicólogas familiares, porque no es fácil, para los padres asumir la enfermedad de los niños.

 WHATSAPP FMA102