impresora 3D

Un grupo de investigadores de Princeton lograron crear una lente de contacto con una impresora 3D que además suma componentes electrónicos.

Luego de dos años de trabajo y unos 20.000 dólares de inversión obtuvieron excelentes resultados ya que lograron elaborar una lente de contacto compuesta por cinco capas delgadas y diferentes, las cuales logran mejorar la visión. Es por ello que es considerada una evolución a las reconocidas pantallas OLED.

Las mismas están hechas con polímeros transparentes y una de sus láminas permite proyectar imágenes a los ojos de quien las utiliza como si fuera una especie de pantalla LED a escala nanométrica.

Según informó NewScientist, las características del producto lo harían superior a los Google Glass. Este ambicioso proyecto, dirigido por el experto en biomecánica Michael McAlpine, fue financiado en su totalidad por la Fuerza Aérea de EE.UU., con el fin de aplicar esta tecnología en sus pilotos.

McAlpine y su equipo utilizaron semiconductores de nanopartículas inorgánicas, una matriz elástica, polímeros orgánicos para transmitir la energía, cables de metal sólido y líquido. La pantalla estaría compuesta por nanodiodos que emiten la luz necesaria para proyectar las imágenes.

La lente aún no se encuentra a la venta pero esperan que este avance tecnológico en el campo de la salud sea de gran utilidad para personas que están dispuestas a dejar los anteojos tradicionales y utilizar un producto moderno y tecnológico.

 WHATSAPP FMA102