Emotivo acto por los 150 años del Colegio Nacional

Lucía Corpacci en el Colegio Nacional

El colegio Nacional de Catamarca celebró los 150 de años de su creación en un acto que se realizó en las instalaciones del establecimiento. Contó con la presencia de la Gobernadora, Lucía Corpacci; el ministro de Educación, Ciencia y Tecnología, José Ariza; el vicegobernador, Dalmacio Mera; el intendente capitalino, Raúl Jalil; la directora normalizadora del Colegio Nacional, Sonia Zamorano, legisladores nacionales, provinciales, comunidad educativa y ex alumnos y docentes de la institución.

El colegio fue realizando actividades para conmemorar el aniversario las cuales han sido declaradas de interés por el Ministerio de Educación provincial como así también por el Senado y la Cámara de Diputados provincial.

En su alocución, el Ministro Ariza expresó: “Los cumpleaños ya sean institucionales o personales siempre sirven para conocer, para reflexionar sobre el punto de partida, cumplir años es una especie de análisis de lo que nos ha pasado y lo que queremos que nos pase en un futuro”.

Elogió el trabajo que hizo el colegio para la construcción de la ciudadanía en estos 150 años: “En estas aulas hoy como ayer hay disidencias, en estas aulas hoy como ayer están reflejadas las diferentes situaciones de nuestra sociedad, pero sin embargo también está reflejada una vocación, que es la vocación de unidad, la vocación de consensos, la vocación de construir una Patria donde tengamos lugar absolutamente todos los argentinos y todos los catamarqueños”.

Retomó las palabras del ex alumno Alberto Cerda Esposito: “Por estas aulas pasaron las mentes más lúcidas que dio Catamarca, también pasó la dirigencia política, pero también pasaron múltiples personas que han sido olvidadas, que no han sido registradas por la historia pero que en estas aulas como en todas las escuelas de la Patria se formaron con un sentido vocacional”. Y agregó: “Esos seres anónimos están en la característica de nuestra sociedad catamarqueña que prefiere el consenso al conflicto, está en el trabajo cotidiano donde hay un esfuerzo de los empleados administrativos, de las fábricas, de los catamarqueños que día a día trabajan por ver mejor a nuestra provincia”.

Remarcó la herencia del Colegio Nacional: “Nosotros somos herederos de una sociedad que soñó con un mañana diferente, en esa herencia está resumido el trabajo cotidiano, está la máxima de todas las aspiraciones que están sintetizadas en el preámbulo de la Constitución Nacional que es trabajar por la libertad y la igualdad”.

Asimismo, aseguró que hoy significa un gran desafío: “Porque pareciera que la educación del ayer es mejor que la educación del hoy, pareciera que todo pasado ha sido mejor, pero en realidad lo que ha ocurrido es que la sociedad ha cambiado, los desafíos han cambiado. Hoy este colegio está preparado para brindar a esa juventud las mejores herramientas pedagógicas, tecnológicas como humanas y éticas para que puedan desenvolverse en la vida, en el mundo de la vida del mejor modo posible, que es con dignidad. Por eso, a todos los que han sido alumnos del colegio, a los que han sido docentes del colegio, a los que son alumnos les pido en esta función que estoy que nos ayuden a seguir cumpliendo con ese consenso necesario para mejorar la educación de la provincia que es el arma que tiene esta sociedad para el desarrollo justo y necesario”, finalizó Ariza.

Contexto histórico

El jefe de la cartera educativa recordó el contexto histórico en el que se creó y se formó el Colegio Nacional: “Este colegio cuando nace, lo hace en un contexto para nada fácil, para nada sencillo. Nace casi por casualidad porque se estaba tratando el presupuesto en la Cámara de Diputados de la Nación y se incluye allí una partida presupuestaria de 4.500 pesos para que se destine para los colegios secundarios de Catamarca, Mendoza, San Juan y Tucumán”.

En ese momento, con Bartolomé Mitre en la Presidencia, firma el decreto el 9 de diciembre de 1864, luego de que se trate la ley de Presupuesto el 6 de diciembre. En toda la provincia había dos escuelas primarias y dos escuelas secundarias. El contexto no era el más favorable, estaba la Guerra del Paraguay. Además, un año después de que efectivamente se crea el colegio estaba la famosa Proclama del Coronel Felipe Varela, ahora General.

Este colegio tardó casi 30 años en levantar la actual estructura que tiene. Además, había un sector de la sociedad que pensaba que el Colegio Nacional estaba orientado por liberales y masones y no iba a ser la mejor de la formación para Catamarca. En este marco, explicó: “Lo que quiero decir es que no había un clima de amplio consenso o de amplia aceptación; y justamente eso es lo que nos enseña la historia de este colegio que es un poco la historia de la Patria. Los caminos que hemos desandado los argentinos desde ese momento inicial en la formación del Estado, de un conflicto que parecía irresoluble y que dirimía en el campo de la guerra, en el campo del peor escenario que era el de las luchas fratricidas entre los hermanos”.

“Uno de los principios orientadores por siempre en la educación argentina ha sido la construcción de ciudadanía, y vaya si lo logró el colegio, porque justamente ese primer escenario, ese escenario del conflicto de las luchas fratricidas, hoy 150 años después podemos decir que hay una Argentina unida, una Catamarca unida, que hace 31 años venimos votando con regularidad, donde los conflictos se dirimen en los lugares donde se tienen que dirimir que son instituciones que están creadas para que esos conflictos que existen en la sociedad, para que ahí puedan discutir sus diferencias y no en el campo de batalla”, aseguró Ariza.

Otra característica, es que este colegio tenía que dedicarse a la enseñanza de la minería: “Esa vocación minera y esa claridad conceptual que tenía nuestra dirigencia de pensar que no es posible el desarrollo de esta provincia si es que no apostamos a esa actividad”.

Destacada precedencia

La directora Zamorano expresó ser un día muy especial al conmemorar los 150 años de la institución: “Se han formado hombres que han ocupado importantes cargos, desde presidentes, gobernadores, legisladores, magistrados, intendentes como así también ciudadanos comprometidos con la profesión elegida en pos del bien de la provincia. Asimismo, no faltan en la lista de egresados escritores, músicos y artistas, hombres que cultivaron su espíritu creativo en los claustros de nuestros colegios. Su historia se cultivó con los pasos de todos aquellos que nos precedieron, alumnos, docentes, administrativos, personal de servicios que han vivido el colegio Nacional como un sentimiento, como un sentir que se trasmitió de generación en generación y que hoy nos llega a nosotros y nos convoca para mantener vigentes los valores del colegio”.

“El desafío sigue siendo aportar a la construcción de Catamarca, responsabilidad que cada generación debería asumir”, manifestó.

Palabras de la Gobernadora Lucía Corpacci en el acto de celebración de los 150 años del Colegio Nacional de Catamarca:

“Para mí es un honor poder estar festejando con ustedes estos 150 años. El Colegio Nacional tiene para mí una implicancia muy especial, porque mi madre fue docente de este Colegio. Fue docente también de la Normal de Mujeres, de la Escuela de Comercio, del Liceo, pero por algún motivo ella tenía puesto su corazón acá, en este Colegio Nacional y los niños del Colegio Nacional eran siempre sus preferidos. Yo recuerdo haber venido de muy chica cuando mi mamá no tenía con quién dejarnos, a acompañarla un ratito en el horario de clases, y recuerdo haberle dicho: ‘Ah! Estos son tus niñitos del Colegio Nacional, ¿y qué tienen de distinto?’. Y ella decía algo que le escuché decir a usted doctor, ‘Son críticos no son indiferentes, son jóvenes que se involucran, son jóvenes que están con ganas de participar en cuanto actividad uno les propone’. Y recuerdo también el amor que tenían todos por su colegio que, llámese como se llame, siempre va a ser el Colegio Nacional y no hay modo de cambiarle el nombre y lo seguirá siendo, aunque algo podremos hacer para garantizar que nunca más se lo cambie. Pero creo que en este Colegio Nacional y los alumnos que están hoy acá -ya no son todos varones, ahora hay niñas, hay jóvenes y está bueno que sea así- tienen que saber que pertenecen a una escuela que tiene antiquísima historia, que efectivamente ha dado grandes hombres, hombres que se dedicaron a la política, hombres que pudieron seguir con mucho esfuerzo, porque creo que también ése es otro mérito del Colegio Nacional: un colegio donde estaba el hijo del médico pero también el hijo del más humilde, de cualquier trabajador catamarqueño, en una simbiosis y de una solidaridad pocas veces vista. Hacía que tuviera una característica especial y que espero que la siga teniendo: este colegio dio grandes hombres de las letras, de las artes, pero por sobre todo dio gente de bien, buenas personas, siendo político, carpintero, albañil, industrial, médico pero que tenía esto que dan la escuela y el hogar, que es el sentir que tenemos que dar lo mejor de nosotros mismos, y creo que este colegio se lo dio a todos los que pasaron por acá.

Paso épocas buenas, malas, recuerdo un colegio deteriorado, recuerdo haber venido como médica a dar charlas acá y me daba pena ver la biblioteca preciosa que tenía con libros llenos de tierra, y después se recuperó el colegio… pero aun en las peores condiciones siempre conservó la esencia, siempre conservó esas ganas de aprender, esas ganas de enseñar de los docentes. Creo que también en eso este colegio es un modelo y también es bueno hacer una reflexión. Las instituciones educativas son lo que son sus directivos, y son lo que son sus docentes, y este colegio sigue teniendo excelentes docentes que entendieron que ser docente no es solo impartir contenidos curriculares; para mí la esencia de un docente es poder transmitir el saber ser, el saber ser buena persona, el saber ser solidario, el saber ser crítico, el saber ser observador… sobre todo a ser buena persona.

Los veía emocionados y a todos nos pasa cuando volvemos a nuestro colegio… los que pronto egresan van a sentir después, como todos, la nostalgia del colegio que nos formó. Y como todos alguna vez volverán de acá, en 20 ó 25 años y se acordarán que estuvieron en los 150 años y que veían como los ex alumnos se emocionaban… y van a entender por qué nos emocionamos cuando volvemos a nuestro colegio. ¡Feliz cumpleaños querido Colegio Nacional!”

 WHATSAPP FMA102
Compartir