Lucía Corpacci en Siján - entrega de viviendas 1

“La Navidad es el nacimiento: yo deseo que para toda la población de Siján esta Navidad sea el nacimiento de nuevas esperanzas, y sea el nacimiento de una comunidad que se una para trabajar, toda junta, por el bien de todos. Ese es mi deseo para todos ustedes en esta Navidad, y deseo que puedan reconstruir su historia, que puedan reconstruir su vida y ojalá estas casas las llenen de mucho amor, de muchas ganas, de mucha alegría, porque se merecen vivir mejor”, señaló la Gobernadora Lucía Corpacci en Siján, en un acto de entrega de viviendas que se distinguió de cualquier otro por la carga emocional que acompañó a cada una de las familias que ahora cuentan con su nuevo hogar.

Si bien Lucía entregó ya más de 12.000 viviendas en toda la provincia, en ningún caso el momento estuvo precedido por tanto dolor como en Siján, donde a comienzos de año un devastador alud sepultó gran parte del pueblo bajo lodo y rocas, y dejó en la calle a decenas de familias.

Lucía, que estuvo en el lugar momentos después de ocurrido el desastre natural, prometió aquella misma madrugada que cada familia damnificada con la pérdida de la casa recibiría una nueva vivienda, y a menos de un año cumplió con su promesa.

Fueron 20 las casas entregadas, las más grandes que se construyeron hasta aquí, ya que cuentan con hasta cuatro dormitorios, para tratar de facilitar la recuperación de quienes atravesaron el traumático suceso.

En el acto, acompañaron a Lucía los ministros Rubén Dusso (Obras Públicas), Daniel Barros (Desarrollo Social), Raúl Chico (Producción); el secretario de la Vivienda, Octavio Gutiérrez; los intendentes Francisco Gordillo (Pomán) y Carlos Luna (Mutquín); los senadores provinciales, Marcelo Cordero y Daniel Saadi; la diputada Norma Lozzo; el director de Defensa Civil, Alfredo Saavedra; el director de Personería Jurídica, Enzo Carrizo y naturalmente el intendente Lucas Carrazana, quien le entregó el decreto de huésped de honor a la mandataria.

Estas casas fueron ejecutadas por la Secretaría de la Vivienda y financiadas por el Gobierno nacional, y además de sus comodidades estructurales se entregaron amobladas con mesas y sillas, camas y mesas de luz. También, los beneficiarios recibieron cajas navideñas.

El pueblo se sumó masivamente a la ceremonia de entrega, que muy lejos del carácter protocolar de un acto común, tuvo momentos de profunda emoción, nostalgia, dolor por lo vivido, pero sobre todo un sentimiento de alegría y esperanza por la fuerza de una comunidad que vuelve a ponerse de pie.

 

Mensaje completo de Lucía Corpacci

“Ya casi ha paso un año de una noche que ustedes no van a olvidar, los que están acá y toda la población de Siján, como tampoco vamos a olvidarla los catamarqueños. Aún así, a pesar de tanto dolor, de tanta tragedia, a pesar de que acá perdimos la vida de un señor mayor que formaba parte de esta comunidad; creo que a pesar de eso, porque la vida es así, hoy tenemos que dar gracias.

Tenemos que darle gracias a Dios: primero porque están vivos, porque sus hijos están vivos, porque esto pudo haber tenido otro desenlace. Segundo, porque no están solos: inmediatamente después de la tragedia vinimos acá, esa misma noche; pero al día siguiente se sumaron muchísimos. Miren, los primeros que se sumaron fueron estos jóvenes, a quienes muchas veces acusan de hacer política, que qué tienen que hacer, que para qué sirven, que para qué están… No… estos jóvenes estuvieron acá, al lado de ustedes, ayudándoles a limpiar sus casas, a muchos de ustedes y a muchos que hoy no están sentados acá. Pero a muchos de esta localidad, estos jóvenes que están acá, y sin que nadie les pagara y sin que nadie les pidiera, simplemente por conciencia ciudadana, simplemente por compromiso con el otro, estuvieron acá y estuvieron en El Rodeo.

Tenemos que agradecer porque tenemos una Presidenta que inmediatamente que sucedió la tragedia puso a todo el Gobierno nacional a disposición. Y por ese motivo estuvo en primer lugar acá la ministra de Seguridad. Por ese motivo estuvo el Ejército acá en Siján, también ayudándoles. Por eso pudimos solucionar el problema del agua los primeros días, por eso pudimos tener algunas cocinas para dar de comer en algunas localidades; pero también, conjuntamente con el Gobierno nacional y por decisión de nuestra Presidenta, pudimos rápidamente desencadenar algunos mecanismos que les garantizaran a ustedes tener algún tipo de cobertura.

Por eso fue que los jubilados del PAMI pudieron tener una cobertura adicional, por eso fue que los que tenían Asignación Universal también, por eso fue que muchos 147 habitantes de Siján, pudieron tener préstamos del CFI a tasa cero y con varios meses de gracia para empezar a devolver, para poder comprar los electrodomésticos, para poder comprar las heladeras, para poder comprar lo que necesitaran. Por eso fue también que con Capresca pudimos dar préstamos a muchos, también para ayudarlos a paliar esta situación.

También desde el Ministerio de Producción se concurrió acá este año, con elementos para curar las viñas y se los está sosteniendo permanentemente, y tenemos un proyecto que lo vamos a iniciar pronto (ya tenemos las viñas compradas) para poder hacer un emprendimiento vitivinícola acá, porque a eso es a lo que ustedes se dedicaron. Y esos fondos vienen también, en su mayoría, del Gobierno nacional.

Tenemos que agradecer porque acá también la Policía de la Provincia estuvo permanentemente. Me dirán que es su tarea, pero no todo el mundo hace su tarea de la misma manera: hay gente con compromiso, hay gente con ganas, hay gente con amor al otro y gente que es indiferente. Y yo creo que tanto en la tragedia de El Rodeo como en la tragedia de Siján, la Policía de la provincia, la Policía Federal, el Ejército Argentino, la Gendarmería Nacional, la juventud, Defensa Civil que estuvo acá en Siján codo a codo –está acá Alfredo Saavedra- trabajando para que estén mejor.

Y yo digo siempre, y lo dije la última vez que vine… estas tragedias sacan siempre lo mejor y lo peor del ser humano. Mientras que muchos, tal vez los que menos tenían, estaban dando la nada que les quedaba para ayudar al otro, otros dele que palos y palos y en vez de ayudar, obstaculizar permanentemente.

Estas cosas nos tienen que enseñar que no hay nada mejor que ser solidario con el que está pasando necesidades, que no sirve de nada andar señalando con el dedo, que es mucho mejor levantarse y trabajar. Pero que cuesta, y que algunos se dedican a criticar y otros nos dedicamos a hacer, porque para eso estamos donde estamos.

Quiero decir también que gracias a la decisión de nuestra Presidenta que nos acompaña permanentemente y a que rápidamente pudimos hacer todas las gestiones, a menos de un año tienen sus viviendas… que a ustedes les debe haber parecido eterno, pero la verdad es que no se hacen las viviendas fácil, porque entre que llegan las partidas, se licitan, se empiezan a construir… es muy difícil hacer en menos tiempo esto (nosotros recibimos viviendas que se habían empezado hacía seis años y no estaban terminadas).

Nosotros nos habíamos propuesto una meta y la verdad que tengo que decir que el secretario de la Vivienda la cumplió: yo quería que pasen la Navidad en su casa, no quería que la Navidad los encuentre alquilando. Y yo sé que esta casa para algunos será más grande que la que tenían, para otros será más chiquita que la que tenían… pero sé que nunca va a ser la casa que ustedes tenían. Porque la casa no es sólo los ladrillos, es todo lo que pusieron, todo lo que vivieron en esos años, todo lo que acumularon, todos los recuerdos, todo lo que pasó. Pero en la vida uno tropieza y hay que levantarse, y creo que esta es la oportunidad que tienen ustedes de volver a levantarse, porque hay que seguir, siempre hay que seguir, por ustedes, por sus hijos.

La Navidad es el nacimiento: yo deseo que para toda la población de Siján esta Navidad sea el nacimiento de nuevas esperanzas, y sea el nacimiento de una comunidad que se una para trabajar, toda junta, por el bien de todos. Ese es mi deseo para todos ustedes en esta Navidad, y deseo que puedan reconstruir su historia, que puedan reconstruir su vida y ojalá estas casas las llenen de mucho amor, de muchas ganas, de mucha alegría, porque se merecen vivir mejor. ¡Feliz Navidad y mejor Año Nuevo para todos!”.

 WHATSAPP FMA102