En Fiambalá estuvieron Psicólogas, asistentes sociales y el propio subsecretario de la Familia Augusto Barros

Subsecretaría de Familia del Ministerio de Desarrollo Social

Un equipo de la Subsecretaría de Familia, que incluyó a psicólogas, asistentes sociales y el propio subsecretario de la Familia, Augusto Barros, trabajó durante dos días en la zona norte del departamento, donde se comenzó a elaborar un proyecto para detectar causales y delinear estrategias de acción para contener a las familias víctimas de los suicidios de adolescentes

Solo tomando la jurisdicción de Fiambalá, ya son 12 los casos registrados en el lapso de un año, de los cuales 8 se trataba de parejas, según lo informado por el subsecretario Barros.

Según señalaron, entre algunos de los elementos que se pudo recoger es la falta de actividades destinada a los jóvenes, el alto consumo de drogas y alcohol, y algo que llamó la atención es la práctica de un culto a San La Muerte, que se habría presentado como común denominador en varios de los casos.

El equipo estuvo tanto en el barrio Salas de Fiambalá, como en Palo Blanco, donde, según manifestó Barros, la sociedad “está muy sensibilizada y parecería que buscan el escape por ese lado. Las nuevas técnicas comunicacionales como las redes sociales hacen que se acerque mucho más conocimiento de situaciones de otros lugares. Por ejemplo debemos tener en cuenta la existencia de la adoración a un culto determinado que es relativamente nuevo y que hoy llega con la misma velocidad o en tiempo real que lo hacen en otros lugares. La falta de algunos horizontes hace que se refugien en decisiones equivocadas”.

Tras definir que la próxima visita será el 9 de enero con el equipo de profesionales, se anticipó que se conformará una mesa de trabajo interinstitucional.

El primer eje de acción será terapéutico y de contención a los familiares y amigos de suicidas, con la idea que ese sea el ingreso para detectar fortalezas y debilidades en los jóvenes que genere como alternativas para sacarlos del ocio y ponerlos en alguna dinámica que les interese”, destacó.

Los equipos serán itinerantes y en la primera etapa se coordinarán acciones con otras áreas del Gobierno, como el Ministerio de Salud.

Barros opinó que “en verdad es alarmante por la alta tasa de suicidios registrados en Fiambalá en estos últimos años”, y que “esto requiere de un marco prevencional porque si no vamos a estar permanentemente atacando las consecuencias que no es lo más saludable, pero creemos que todas las organizaciones gubernamentales e intermedias, que son parte de una sociedad, tienen que ser parte en la correspondencia para solucionar el problema”.

 WHATSAPP FMA102
Compartir