niños

La salud es la primera afectada por la fecha de nuestro nacimiento. Un estudio británico que publica la revista JAMA Neurology revelaba que las personas nacidas en mayo tienen en su sangre menos vitamina D y niveles excesivamente altos de linfocitos T autorreactivos, y que eso las vuelve más propensas a padecer esclerosis múltiple, una enfermedad autoinmune que afecta al sistema nervioso.Según los autores, si estudios a largo plazo confirman la relación directa entre el mes del nacimiento y la predisposición a problemas de autoinmunidad, tal situación se podría evitar administrando suplementos de vitamina D a las mujeres embarazadas que dan a luz en primavera.

Es una de las investigaciones realizadas que giran en torno a la idea de que la estación en que nacemos afecta de forma evidente a la salud. Así lo sacaba a relucir, en el ámbito de la salud mental, el investigador Douglas MacMahon, biólogo de la Universidad Vanderbilt en Tennessee en Nature Neuroscience. Según sus indagaciones, los mamíferos nacidos en un ciclo de luz invernal sufren alteraciones en sus relojes biológicos que les afectan durante la vida adulta y podrían explicar por qué el riesgo de sufrir depresión, trastorno bipolar, esquizofrenia y otras enfermedades mentales es mayor para las personas nacidas en la estación fría.

En sus experimentos, McMahon y sus colegas hicieron crecer a dos grupos de ratones durante tres semanas en ciclos de luz propios del verano (16 horas de luz) y en ciclos de invierno (8 horas de luz). Un tercer grupo creció con 12 horas de luz y 12 de oscuridad. Analizando sus cerebros, los científicos comprobaron que la actividad del núcleo supraquiasmático, donde se aloja el “reloj biológico”, variaba según la exposición a la luz. Así, los nacidos en verano tenían un pico de actividad en las neuronas de esta región al amanecer, que continuaba durante diez horas. En los nacidos en invierno el pico de actividad se demoraba hasta una hora después del amanecer y podía prolongarse 12 horas más (en lugar de 10)  tras los cambios de estación.

De acuerdo con McMahon, esto implica que los ratones nacidos en invierno exageraban la respuesta al cambio de estación, lo cual guarda un enorme parecido con lo que sucede en el trastorno afectivo emocional que sufren algunas personas tras el otoño.

Y eso no es todo. También hay que tener en cuenta que los bebés nacidos entre diciembre y mayo gatean antes que el resto de sus compañeros, concretamente con cuatro semanas de adelanto, tal y como demostraban hace poco científicos de la israelí Universidad de Haifa.

Por otro lado, tal y como se podía leer recientemente en la revista Economic Letters, si naciste en marzo es más probable que de mayor seas jefe ejecutivo o gerente (12,53%) que si celebras tu onomástica en otro momento del año.

A esto se le suma que un reciente estudio de la Oficina Nacional de Estadística del Reino Unido basado en los datos del censo, que revelaba que la profesión que escogemos está relacionada con el mes que nacemos.

Así, por ejemplo, los nacidos en diciembre son más propensos a trabajar como dentistas, mientras que si nuestro cumpleaños se celebra en enero existe una alta probabilidad de que trabajemos como recaudadores de impuestos. Si naces en febrero es muy posible que te dediques al mundo del arte. Y hay más pilotos de profesión entre los nacidos en marzo. Además, y siempre según dicho estudio, nacer en verano aumenta la probabilidad de dedicarse a profesiones como albañil o electricista.

 WHATSAPP FMA102