alergias

Estamos condicionados por miles de anuncios al día, a equiparar las enfermedades con sus síntomas. El dolor de cabeza, dolor de espalda, bronquitis, eczema, artritis, zumbido de oídos, asma, presión arterial alta, una y otra vez – por lo general no son propias enfermedades, sino signos de la enfermedad. La ilusión es que con carácter temporal, tapando los signos, hemos curado la enfermedad.

¿Qué son las alergias?

Tu amigo ve tus ojos inyectados en sangre, escucha tu voz congestionada, y acepta la explicación “es mi alergia”, como si los síntomas que observa son la misma enfermedad. Este juego de palabras no es casual. Estamos condicionados por miles de anuncios al día, a equiparar las enfermedades con sus síntomas. El dolor de cabeza, dolor de espalda, bronquitis, eczema, artritis, zumbido de oídos, asma, presión arterial alta, una y otra vez – por lo general no son propias enfermedades, sino signos de la enfermedad. La ilusión es que con carácter temporal, tapando los signos, hemos curado la enfermedad. La ilusión es que al nombrar los signos, se ha identificado la enfermedad.

Nada podría estar más lejos de la verdad

Tienes dolor de cabeza. Solución, programado cada cinco minutos en la televisión: Tylenol, Advil, lo que sea, que va a hacer ¿qué? Así es: eliminar el dolor. Pero, un momento – el dolor no fue la causa del problema. El dolor de cabeza tenía una razón, era un signo de otra cosa. Espasmo de cuello, intoxicación, estrés emocional, alergias a los senos nasales, trauma, postura desalineada, medicamentos, sensibilidad química, el exceso de trabajo, la deshidratación, hambre – el dolor puede provenir de muchas fuentes. La píldora no resuelve nada, no cura nada. Tan pronto como se gasta, ¿adivinen qué? Cierto – el dolor regresa. Entonces, ¿qué se nos enseña a hacer? Más píldoras.
Lo mismo ocurre con las alergias. Las alergias no son ojos llorosos y la nariz tapada. Las alergias son reacciones a sustancias irritantes. Algo extraño está provocando las respuestas del cuerpo a limpiarse. Es como caminar detrás de un autobús lleno de humo cuando arranca. Respiras el humo y comienzas a toser y sientes que te ahogas, con tus ojos llenos de lágrimas. Esa es una respuesta alérgica. Los seres humanos son alérgicos a las emisiones del autobús. Ojos llorosos para limpiar los ojos. La tos refleja expulsar a la fuerza a los gases tóxicos antes de que se inhalen. Sucede en un instante.
La tolerancia es una adaptación al estrés. Cuando nos acostumbramos a un irritante, el cuerpo finalmente se da por vencido en tratar de expulsarlo. Al igual que un mecánico de autobuses. Después de unas semanas o meses de respirar los humos de todos los días, el cuerpo no se esfuerza tanto. Las membranas mucosas sensibles de la boca y la nariz endurecen un poco, y el mecánico aprende a “tomarlo.” Está cada vez menos sensible a un veneno – monóxido de carbono. No quiere decir que no lo va a matar, sino que sólo significa que el cuerpo se está acostumbrando a ese grado de ser envenenado. El irritante ya no está provocando una respuesta tan fuerte como la limpieza que solía hacer.
Lo mismo pasa con alguien que está aprendiendo a fumar cigarrillos. Tose y se ahoga en un primer momento, pero pronto se agarra de ello. La capacidad del cuerpo para deshacerse de las toxinas se fue debilitando.

MEDICINAS PARA RESFRIADO

Todos hemos oído hablar de los antihistamínicos. Las pastillas y aerosoles que destapan las narices congestionadas. Ellos trabajan bloqueando las histaminas. Las histaminas son producidas por nuestros glóbulos blancos para activar los mecanismos de protección, como congestionando la nariz, haciendo los ojos llorosos, y cerrando la digestión. La medicina para la alergia suele ser un antihistamínico, que extrañamente interfiere con los intentos normales del cuerpo para protegerse. La boca, la nariz y los ojos – que es la primera línea de defensa.
Cuando los antihistamínicos bloquean estas respuestas normales para que no sucedan, el irritante o alérgeno o antígeno se le permite entrar más en el cuerpo de lo que nunca habría conseguido. Este es un efecto secundario de los antihistamínicos. Puedes estar agradecido de que puedes respirar otra vez. El problema no era la congestión nasal o los ojos llorosos, el problema era el alérgeno: el irritante. Los antihistamínicos no tocan la causa subyacente, sino que sólo suspenderá la capacidad del cuerpo para responder con sus mecanismos de compensación normales. Resultado: la tolerancia. Toxicidad.
¿No es esto obvio? Los médicos holísticos se cansan de explicar este hecho evidente por sí mismo una y otra docena de veces al día a sus pacientes. Es como si estuvieras conduciendo por la carretera y de repente se oye un ruido horrendo que viene del motor. Así que subes el volumen de la radio con el fin de encubrir el ruido. Bastante estúpido, pero eso es precisamente lo que estamos haciendo con medicamentos para la alergia.

OCULTAR LOS SÍNTOMAS

El enfoque de tratamiento de la alergia debe ser la eliminación de los estímulos fundamentales de la obstrucción de los senos paranasales y la nariz y los ojos llorosos. En primer lugar, identificar el factor causante. ¿El pelo de gato, el polvo, el polen, los mariscos, la lana, etc.? No lo creo. La gente normal puede estar alrededor de todos ellos y no reaccionar. ¿Genética? La excusa de costumbre, cuando los “expertos” se quedan sin ideas. No tenemos ni idea, así vamos a atribuírselo a la salida estándar – de todas las categorías: la genética.
Mientras que no sepamos, lo mejor que podemos hacer es seguir en la compra y venta de antihistamínicos y sus derivados. Como industria de $ 15 mil millones de dólares al año, ¿por qué iba alguien a querer cuestionarlo? Los médicos venden medicamentos, por eso acudimos a ellos. Si quieres la salud, bueno, eso ya es un tema completamente diferente.
Hay otra posibilidad aquí que miles de personas han descubierto en los últimos años. Un nuevo paradigma debe ser considerado para explicar el éxito constante que pacientes en desintoxicación están teniendo en la solución de sus alergias crónicas. Esta construcción se puede llamar el umbral de reactividad. Es realmente muy simple.

EL UMBRAL DE LA REACTIVIDAD

¿Ha estado alguna vez en una tienda de comestibles y te diste cuenta de todos estos pequeños corriendo por los pasillos gritándole a mamá cómprame esto, mami yo quiero esto, apuntándo a todos esos alimentos refinados que engordan que han aprendido a necesitar viendo anuncios en la televisión? Y luego¿ ves que todos esos mismos artículos aparecen en la caja?.

¿Has estado alguna vez en un restaurante de comida rápida y te diste cuenta esos vasitos pequeños de papel llenos de Coca-Cola que dan a los bebés?

Los niños estadounidenses están cada vez más gordos, más enfermos y más tontos que nunca en nuestra historia.

Esto no significa simplemente una declaración provocativa, pero está fácilmente documentado en todas las estadísticas relevantes del gobierno y científicas sobre la alergia, la obesidad y el desarrollo neurológico.

Esta es la idea clave de este capítulo: los alimentos procesados refinados no puede ser digeridos. Cuando un niño nace, su tracto y sangre están limpios y claros. A medida que comienza a comer toda esta basura que no se puede metabolizar, el lodo residual se acumula en el tracto digestivo y en la sangre. Llamemos a esto acumulación de carga tóxica.

Bien, así que digamos que hay un umbral, un nivel de toxicidad por debajo del cual el niño no reacciona a los alimentos basura – sin asma, ojos llorosos, secreción nasal, erupciones en la piel, etc., pero al paso del tiempo la carga tóxica se acumula hasta el punto que un día se cruza sobre la línea, supera el umbral, y ahora el niño reacciona – cualquier tipo de reacción alérgica se puede producir. En ese momento el paciente ha desarrollado como una carga de alimentos tóxicos acumulados que ha superado la capacidad del cuerpo para tratar con ellos – para descomponerlos y procesarlos. Decimos que ha alcanzado el umbral de reactividad – y que es el fin de la infancia, en un sentido de la salud.

Resultado: asma, alergias, afecciones cutáneas, tos, bronquitis, fatiga crónica, falta de desarrollo, etc. Entonces, ¿qué hace la mayoría de la gente en ese momento? Llevar al niño al médico y consultar a uno de esos de 15 años que hizo de residente esa semana, y que después de una entrevista de cinco minutos declara que el niño tiene “alergia” que se debe a una deficiencia genética de Benadryl, u otros medicamentos. Y de una sola vez el paciente está ahora clasificado como alérgico y lo ponen un regimiento de medicamentos que le van a durar por años. Ni una palabra sobre la caja de Corn Flakes y las 4 rosquillas o donas de harina que el niño tiene para el desayuno o las 4 cocas que tiene en la escuela durante el día o en el helado que necesita para su snack de medianoche. Ninguno de esos es tomado en la ecuación. No, esto es todo “genética” según los médicos. “No es tu culpa”.

 WHATSAPP FMA102