Polemica por la muerte del andinista

el andinista Fernando Ossa fallecido en Ojos del Salado

La trágica muerte del montañista español Fernando Ossa en el nevado Ojos del Salado disparó la polémica sobre el plan de rescate utilizado y quien manifestó su versión de los hechos fue uno de los rescatistas. Aníbal Vázquez, quien encabezó la escalada para buscar al español, dejó un duro mensaje a través de su cuenta de Facebook, bajo el título “Ojos del Salado, una dura experiencia”.

A través del mismo, Vázquez mencionó que él y sus compañeros se sintieron “frustrados por no haber podido salvar esta vida” y señaló que “si nos hubieran llamado a tiempo, todo habría sido felicidad”.

De acuerdo al rescatista, “en primer momento, me llaman por teléfono comentándome que había una persona enferma en el Ojos del Salado y (preguntando) si estaba en condiciones de subir con mis compañeros a 6.400 metros sobre el nivel del mar”. “Les dije que con todo gusto iba, pero quedaron en confirmar”, señaló Vázquez.
El director de Defensa Civil, Alfredo Vicente Saavedra, gestionó desde que se conoció la noticia de la enfermedad de Ossa el arribo de algún helicóptero desde Buenos Aires, Chile, Santiago del Estero, Mendoza y otros lugares, pero ninguno pudo cumplir con la tarea. El andinista junto a su grupo informaron la situación el 28 de diciembre, cuando el ingeniero español cayó descompensado.

“Esta pobre gente estuvo cinco noches allá arriba esperando un rescate que nunca fue (…). Recién el miércoles 31 al mediodía me llaman de Defensa Civil para decirme que el helicóptero no pudo hacer nada y que no podía venir a buscarnos, que si tenía los medios necesarios para ir con mi grupo hasta Fiambalá y luego hasta la montaña”, explicó Vázquez.
La crítica hacia Vicente Saavedra llegó desde las agrupaciones de montañistas de la zona, quienes desmintieron que no haya gente aclimatada para subir hasta el lugar y señalaron que se sienten menospreciados y no tenidos en cuenta.

“Inmediatamente nos preparamos y partimos en un viaje de 16 horas sin parar hasta la base de la montaña, donde encontramos a Paco, con la mala noticia de que su compañero había muerto esa noche. Eso nos puso muy mal por no haber llegado a tiempo. Sólo nos quedaba subir a bajar el cuerpo, tarea que nos llevó poco más de 10 horas de trabajo en montaña. Fuimos únicamente cinco personas de Antofagasta de la Sierra que bajamos el cuerpo y volvimos hasta Fiambalá solos y nadie más, como dicen en los medios que había más gente”, se descargó el montañista.

“Espero que tanto autoridades como toda la familia de montañeros de Catamarca que nos conocen valoren a nuestra gente antofagasteña que realmente son unos profesionales allá arriba y nunca dudaremos en salir a ayudar a cualquier persona. Todos saben que podemos subir en cuestión de horas a más de 6.000 metros”, concluyó Vázquez.
Entrega

El cuerpo de Ossa ya fue entregado a la funeraria en la madrugada del domingo, luego de que se realizara la autopsia pertinente en el hospital de Fiambalá.
El español se descompensó a 6.350 metros sobre el nivel del mar y el equipo que lo acompañaba decidió suspender la travesía y descender a pedir ayuda. Un amigo, Paco Vicario, se quedó cuidándolo.

¿Falta de medios?

La prensa española criticó la falta de recursos para rescatar a Ossa y apuntó contra el director de Defensa Civil. Saavedra se defendió aduciendo que no había personas aclimatadas para el ascenso, pero fue enérgicamente desmentido por agrupaciones locales de montañistas, quienes señalaron que hay material humano de sobra que conoce ampliamente la zona y sus riesgos. Los andinistas remarcaron que “no hacía falta traer a nadie de afuera” y que la muerte de Ossa se podría haber evitado.

 WHATSAPP FMA102
Compartir