Consejos para evitar las várices

piernas - celulitis - varices

Hay componentes genéticos y de género que influyen en la aparición de várices, pero es mucho lo que podemos hacer para prevenirlas. El flebólogo investigador Miguel Ángel Gramajo Booth (MN 42.569)*, pionero de la flebología restaurativa, aclara qué es bueno y qué es malo y derriba algunos mitos.

“Los que más deben tener cuidado de no sumar factores de riesgo de várices son ciertas personas que tienen una tendencia de orden genético a que su tejido conectivo sea laxo, se estire o se afloje. Estas personas tienen mayor propensión a tener pie plano, hemorroides, prolapsos, hernias y várices”, explica el médico. Y agrega: “Si bien hombres y mujeres tienen casi iguales posibilidades de sufrir alteraciones venosas -venas varicosas, derrames, arañitas- por causa de la herencia, el componente hormonal hace que sean ellas las que las padezcan con mayor frecuencia, sobre todo las llamadas telangectasias o arañitas, que afectan a la circulación periférica”.

Frente a ello, Gramajo Booth recuerda:

1. Las cosas que son malas para las arterias no siempre lo son para las venas, pero si nos mantenemos con mejores valores de glucemia, colesterol y tensión arterial y no tenemos sobrepeso, vamos a sentirnos mejor. El exceso de colesterol y el cigarrillo no están entre los factores de riesgo de las várices, aunque sí lo sean para enfermedades muy graves de las arterias de las piernas, como las obstrucciones arteriales con placas de ateroma.

2. Los cambios de niveles hormonales en la mujer producen riesgo de várices en el embarazo y hay una relación directa entre los derrames venosos conocidos como telangectasias y el consumo de anticonceptivos. Ninguna mujer que toma anticonceptivos debe fumar porque aumenta su riesgo de sufrir trombosis y tromboflebitis. Lo mismo vale para las terapias de reemplazo hormonal. Con respecto a la menopausia, se está aún investigando cómo las distonías neurovegetativas de esta etapa pueden producir derrames o arañitas.

3. El estreñimiento es perjudicial para las venas de las piernas, lo mismo que cualquier actividad que provoca un sobreesfuerzo de la musculatura abdominal. Para evitarlo es necesario llevar una dieta baja en calorías y alta en fibras, priorizando frutas y verduras y consumiendo más de dos litros de agua por día.

4. Es importante hacer énfasis en el cuidado de los pies, debido a que están sometidos a una actividad diaria que los predispone a sufrir traumatismos e infecciones. Al cortar las uñas, hágalo en forma recta permitiendo que las esquinas queden libres. Examine pies y calzado antes y después de realizar prácticas deportivas o caminar largos trayectos.

5. Es muy conveniente hacer ejercicio al menos tres veces por semana. Son recomendables todos los ejercicios que impliquen traslación, como el jogging, el trote, la caminata y la bicicleta, sea fija o móvil. Todos ellos favorecen el retorno venoso.

6. Utilice calzado adecuado, cómodo y liviano, evitando los zapatos apretados o descubiertos que predispongan al trauma, y zapatos de material sintético como el plástico, debido a que éste obstaculiza la transpiración y predispone a las infecciones, sobre todo por hongos como pie de atleta. Las medias utilizadas no deberán apretar como una cincha la pierna: eso generaría una obstrucción en el vaso sanguíneo.

7. Evite el calor fuerte y directo si ya hay problemas. ¿Depilarse con cera caliente produce arañitas? Esto no es verdad: bien realizado este procedimiento no debe causar ningún inconveniente al sistema venoso. Es más, ningún método de depilación produce derrames.

Ahora bien, si ya se tienen arañitas (telangectasias) o várices en las piernas, la alta temperatura, aunque por un tiempo corto, puede ser perjudicial, por lo que se aconsejan otros métodos. Lo mismo ocurre con tomar sol: si ya están las várices conviene evitar las largas exposiciones.

8. ¿Fármacos, sí o no? El único que ha demostrado su eficacia es la “solución restaurativa” que no solo cura las venas varicosas sino que aplicada en venas sanas las refuerza y tonifica, previniendo su dilatación. La medicación por boca solamente ha demostrado cierta utilidad en algunas personas para aliviar la sensación de piernas cansadas.

(*) Dr. Miguel Ángel Gramajo Booth (MN 42.569), médico flebólogo universitario con experiencia de 30 años en su especialidad. Orador en numerosos congresos nacionales y extranjeros. Miembro del American College of Phlebology. Pionero en los procedimientos de recuperación funcional sin extirpación. www.nuevaflebologia.com.ar. Centro Flebológico Dr. Gramajo Booth.

 WHATSAPP FMA102