Gustavo-Saadi

El ministro de Gobierno y Justicia, Gustavo Saadi, cuestionó severamente la decisión de interrumpir el vínculo laboral de trabajadores contratados por la Cámara de Diputados, y en particular el modo en que se resolvió la medida.

Saadi consideró la cesantía de los contratados como “un eslabón más en la cadena de irresponsabilidades de la actual conducción de la Cámara”, que nunca asumió la “responsabilidad de administrar con seriedad los fondos públicos”.

“Le demostraron abiertamente a la sociedad catamarqueña que la única motivación que persiguen es mantener y alimentar sus propios privilegios, y jamás se ocuparon de ordenar las cuentas, de planificar y trabajar por la Provincia”, aseguró el ministro.

El jefe de la cartera política del Gobierno interpretó como “una crueldad y un manoseo” el anuncio de no renovar el contrato a los trabajadores incorporados, ya que “es una actitud cómoda que ratifica su total desprecio por la gente, que deja en claro qué es lo que harían si se cumpliera su pretensión de administrar la Provincia”.

Saadi subrayó claras diferencias al trazar un paralelo con la gestión de la Gobernadora, al recordar que “cuando Lucía Corpacci asumió el Gobierno, recibió más de 5.000 agentes incorporados a último momento por el Frente Cívico, con la única intención de desfinanciar y hacer imposible la gestión; sin embargo Lucía se hizo cargo de todos y protegió a cada trabajador”.

“La conducción de Diputados ni siquiera se hace cargo de sus propios nombramientos, y sin ningún escrúpulo, descansando, desde la playa ordenan dejar trabajadores en la calle”, aseguró.

“Esta es la realidad: los autores intelectuales de las cesantías se encuentran relajados en las playas y toman decisiones para perjudicar a simples trabajadores, un hecho injustificable”, cuando “todos los esfuerzos del Gobierno por no afectar el funcionamiento legislativo y por sostener un cuerpo que había agotado sus recursos en septiembre, apuntaba precisamente a cuidar la fuente laboral de cada comprovinciano, incluyendo este grupo de trabajadores que no tienen la culpa de que se los haya designado en las circunstancias en que se lo designó”, agregó el funcionario.

Saadi fue más allá al afirmar que “Luis Barrionuevo, con la decisión que ha tomado la Cámara, se ha transformado en la pata antiperonista del Frente Cívico y Social, el único movimiento político que en democracia se animó a perseguir y a echar a empleados públicos por su pensamiento político y por su alienación partidaria”, conducta que a la luz de los hechos sigue sosteniendo.

“No hay otros antecedentes en democracia vinculados con la cesantía de empleados públicos por su identificación política, de manera que con estos desmanejos y atropellos la conducción de Diputados quedó desnuda frente a los catamarqueños y deberá responder por sus actos”, concluyó.

 WHATSAPP FMA102