River - Boca

Con filas que llegaban a las seis cuadras, hinchas de Boca y River, en forma separada, intentaron conseguir una platea para el primer Superclásico del año, el sábado en Mar del Plata.

Los primeros en lograr un ticket pasaron la noche haciendo la cola y, ya sobre el mediodía, había más compradores que plateas para vender.

Para los simpatizantes del “Millonario”, el punto de venta fue la sede de la Liga Marplatense de Fútbol, ubicada en la avenida Colón e Independencia. A las 7, los 600 metros de fila daban toda la vuelta a la manzana, empezando por Colón y pasando por Salta, Diagonal Álvarez e Independencia.

A tan sólo ocho cuadras de allí, en la sede del Club Atlético Kimberley, sobre la misma Independencia, esperaron los fanáticos del “Xeneize” en pos de una de las 4.500 plateas que se pusieron a la venta.

Para evitar desmanes, la comercialización comenzó a las 8, cuando en principio estaba prevista para las 12. Además, las autoridades policiales pusieron a efectivos fornidos para el control de la hilera y evitar que haya colados.

Los precios oficiales van desde 170 pesos la popular, hasta 800 un palco, aunque en la reventa las populares iban desde 500 a más de 900. En cambio, las plateas oficiales se diferenciaban entre la descubierta (400 pesos), alta (450) y baja (600). Más allá de los costos, el fanatismo hizo que en pocas horas ya no queden localidades.

DyN

 WHATSAPP FMA102