El exSIDE Iván Velázquez: "La persona que traicionó a Nisman fue el mismo Jaime Stiuso"

Cfk - Nisman - Stiuso

Uno de los supuestos autores del “Watergate Sudamericano”, Iván Germán Velázquez habló con Perfil.com sobre la disolución de la Ex SIDE, la muerte del fiscalAlberto Nisman y el fantasma deJaime Stiuso. El ex militar y exagente de los servicios de inteligencia argentina, recordó su paso por la Policía de Seguridad Aeroportuaria y su causa judicial por la que abandonó el país: “Toqué la caja e intereses muy pesados“. Actualmente asesora a embajadores de todo el mundo. Asegura que es un perseguido político del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner pero defiende las medidas que tomó en la SI.

Acusado como el “responsable de la operación de espionaje electrónico más grande la historia de América Latina” y de haber ideado un supuesto intento de golpe de Estado contra Néstor Kirchner, Velázquez niega todo y arremete contra Stiuso. El 29 de octubre del 2007, según el oficialismo, los conspiradores derrocarían al Presidente Kirchner para ubicar, en su lugar al ex Presidente Eduardo Duhalde. Nada de ello sucedió pero Velázquez se refugió a la República Oriental del Uruguay, país que negó su extradición a la justicia argentina. El especialista en inteligencia es reacio a hablar con la prensa hasta hoy.

– ¿Qué opina de la disolución de la ex SIDE?
– Responde a una situación coyuntural y que debería haberse tomado hace rato. Hace diez años, la SIDE dejó de ser lo que era. Es cierto que en el menemismo ya estaba la cadena de la felicidad con los periodistas y la división cuasi policial que utilizaban armas, se metían en secuestros y allanamientos que no era algo propio de ese organismo. Debería ser un auxiliar de la justicia y anticiparse a los hechos a través de la inteligencia. No soy oficialista pero lo que hizo la Presidenta merece sacarse el sombrero. Reconozco los ovarios que tuvo para hacer semejante cambio.

– ¿La ex SIDE no fue una especie de Frankenstein para CFK?
– Claro que sí. La Presidenta no se puede rasgar las vestiduras ahora y decir que no tenía nada que ver con esto. Hubo convivencia durante 10 años en que se fomentó, se aumentó y creo un presupuesto para hacer inteligencia interna. Celebro la decisión pero, por mi paso por allí, sé que hay muchos profesionales valiosos que fueron fustigados injustamente. Esto es un boomerang porque los 1700 agentes medios que podrían quedar en la calle es peligroso. Igual no creo que pase nada porque pasarán a policías provinciales o municipales pero creo que acabará con todo. No creo que sea un cambio de nombre únicamente.

– ¿No le llama la atención el énfasis de la Presidenta por los cyberdelitos y que las escuchas pasen al organismo de la Procuradora General de la Nación?
– Totalmente. Creo que es una medida temporal hasta que el organismo competente que se designe se encargue de la fiscalización. Es una oportunidad histórica que tiene el país de que todos dejemos de estar vigilados por entrar en una página o escribir en un foro. Es muy importante saber de quién dependerá ese monopolio de las escuchas ubicada en la Avenida de los Incas que era la cueva del apriete (se refiere a “OJOTA: División de Observación de judiciales). Te llamaban al celular personal y te pasaban una conversación privada que habías tenido previamente con otra persona. También hacían “maniobras de integraciones” que es armar frases o diálogos con palabras extraídas de distintas conversaciones para armar una supuesta escucha y pasarla como válida. Stiuso era un experto en judicializar rumores para apretar a todo el mundo. Hoy está la oportunidad de que el periodismo pueda ejercer su trabajo en paz. Con esta decisión se eliminarán los agentes de calle de Fernando Pocino y las patotas de la Dirección de Operaciones de Stiuso. En el 2008 denuncié todo esto pero la Comisión Bicameral del Congreso se hicieron los boludos. No hay que ser ingenuos.

– ¿Milani es el gran ganador?
– No. Milani desde el punto de vista orgánico y estructural, la jefatura 2 está a cargo de la inteligencia en el Ejército. Pero, por ley, no pueden hacer inteligencia interna y no tienen personal. Te lo digo con conocimiento de causa. Durante el menemismo, el ejército fue destruido. Lo que hoy existe son compañías tácticas pero no tiene un despliegue de agentes y muchos se comieron un sapo con eso de que Milani tiene salas de información e inteligencia. Todas las Fuerzas Armadas lo tienen porque interactúan con las fuerzas de seguridad porque nunca se sabe que puede fallar o pasar. Pero Milani no es un ganador porque los militares tienen los días contados. No es como Stiuso que entró en 1972 y siguió hasta diciembre del año pasado. Milani termina después de que se termine este gobierno.

– ¿Stiuso es capaz de todo?
– Es un gran profesional, muy respetado. Pero el síndrome de Hubris también le llegó a él. En sus últimos tiempos se irritaba por si algún pasquín o blog de cuarta se lo nombraba. Antes mandaba a las patotas y ahora pedía la ficha de todos (así se llama a las carpetas). Su megalomanía y poder lo hizo creer intocable. Pero estas estructuras que son bandas operativas actúan como lo denunció Gustavo Vera y mantienen prostíbulos, están metidos en el tráfico de drogas y personas. Me tocó lidiar con ellos en Ezeiza con la PSA (Policía Seguridad Aeroportuaria). Ellos tenían a su mano derecha, su delegado que permitía el paso de la droga. Cuando me metí con Marcelo Saín les quitamos las credenciales de libre acceso a sus agentes que podían entrar y salir por todos lados. Sacamos esos privilegios y hubo momentos muy tensos. Hay que ser objetivo y dudo que se arme un aparato de militantes de La Cámpora ahí adentro. Esperemos.

– ¿Por qué cree que se divorció el gobierno de Stiuso?
– Están los factores externos que explica a quién respondía cada uno. Se cruzó una línea. Pero se dijeron cosas que no existen como que Stiuso tenía fotos pornográficas de la Presidenta. No existe. Mi lectura es que a Jaime lo tienen vinculado con las agencias del Norte con las que respondían y con su colaboración con los servicios secretos israelíes. Te cuento que los fondos o colaboraciones terminaban en los directores de entonces. Ese fue el fusible que generó el cortocircuito con esa relación.

– ¿Y la investigación de Alberto Nisman no influyó?
– Sí. Que en paz descanse porque nadie se merece esto. Tan mal paga el diablo a quien tan bien le sirve. Ellos también fueron víctimas de Stiuso como su ex esposa que armó una causa mentirosa en la que estoy metido y terminó metido en su propio baile.

– ¿Lo mataron?
– Creo que fue un suicidio. La persona que lo traicionó fue el mismo Jaime Stiuso porque Nisman le pidió unas escuchas para completar el informe final y se las negó. Jaime le dijo que no. La denuncia es lo que dijo Pepe Eliaschev y había muchas cosas más que no aparecieron. Se vio víctima, padeció una puñalada trapera que la sufren todos los del entorno de Jaime. Se vio solo y se mató.

– ¿Pero por qué se echaría atrás Stiuso?
– Por los servicios de inteligencia rusos y la diplomacia soviética. Así llamamos al momento en que te apuntan con la Makarov encima o arriba de una mesa.

– Pero hasta el propio gobierno apoya la teoría del asesinato…
– Creo que responde a situaciones coyunturales. Primero se despegó pero supongo queni ellos saben exactamente lo que pasó. Operan sobre las circunstancias. Si tenes una hipótesis firme, no varias. Cuando hay cierto desconcierto, operan sobre las versiones.

– ¿Conoció a Lagomarsino?
– Es el personaje que no me cierra en esta ecuación. Por eso dejo abierta otra hipótesis. Es el elemento extraño. Ese muchacho no me cierra. Ahí tienen que profundizar la investigación. Para saber el autor del crimen, tienen que buscar quién salió bien parado de esta historia. A la Presidenta no le convenía la muerte de Nisman. Hasta ahora no aparecieron escuchas en las que aparece Cristina o Timerman. Eso hasta ahora no está. En el terrorismo no se manejan con cuadros de tercera línea y los árabes son muy celosos del secreto y no boconean por teléfono que es algo típico del argentinismo criollo. Pero Lagomarsino queda descolgado. El último que lo vio con vida es el primero que lo vio muerto. Nisman sabía de armas y le gustaban los fierros. ¿Cómo se entiende que le pidió un 22 a este tipo? Con un 22 tenes un 30% de autoeliminarte y un 70% de quedar paralítico, cuadripléjico o perder las funciones motoras o el habla.Estando al lado de Stiuso sabía de todas estas cosas. Nisman sabía mucho de la jerga de la inteligencia.

– En síntesis ¿Qué implica la desaparición de la SI o SIDE?
– Me llama la atención los que hablan bien de Stiuso como Miguel Ángel Toma que estaba agarrado de las bolas por Jaime. No lo entiendo. El gobierno irá contra Stiuso.Recordá la protección que le hicieron a “Mi Sangre”, eso fue escandaloso. Espero que Cristina siga resolviendo instituciones arcaicas y mafiosas pero el próximo gobierno agarrará una papa caliente. ¿Qué hará con Pocino y los boliches swinger y gays que están a nombre de testaferros o del ex Director de Contrainteligencia, Germán García? ¿Perseguirá la Presidenta y judicializará a estos tipos que manejaron a la SI? No lo se. Espero que se termine la felicidad de periodistas entre comillas que vivían cobrando de la SIDE y que la Presidenta publique la lista de todos ellos que cobraron hasta ayer.

(*) Especial para Perfil.com. En Twitter: @luisgasulla

 WHATSAPP FMA102