El indigente evangelizador Willy Herteleer, enterrado como “príncipe” en El Vaticano

Willy Herteleer, indigente de origen flamenco enterrado en el Camposanto Teutónico, ubicado cerca de la nueva Aula de audiencias del Vaticano 1

El Papa Francisco ha dicho que sueña “una Iglesia pobre para los pobres”, pero jamás en la historia un hombre sin techo había tenido el honor de ser enterrado en el suelo santo del Vaticano y mucho menos al lado de príncipes y nobles europeos del norte.

Willy Herteleer, indigente de origen flamenco de más de ochenta años, fue enterrado el pasado 9 de enero en el Camposanto Teutónico, ubicado cerca de la nueva Aula de audiencias del Vaticano con la autorización del Papa Francisco.

El holandés mendigaba desde hacía décadas en los alrededores de la Basílica de San Pedro. Willy, como se le conocía en las calles de Roma, había llegado hace más de tres décadas a la Ciudad Eterna cargado de sueños como otros viajeros, pero perdió su trabajo y pasó a vivir en la calle.

La muerte de Willy no sería noticia si no fuera porque fue enterrado en ese camposanto, originalmente destinado a los peregrinos ilustres del norte de Europa y que a lo largo de los siglos se volvió un lugar destinado a nobles, diplomáticos y artistas, la mayoría teutónicos, que morían en Roma.

Un hombre con una fuerza que provenía de la comunión con Dios

Willy era conocido por su fervor religioso y visitaba casi todos los días la Iglesia de Santa Ana, ubicada en uno de los ingresos de la ciudad del Vaticano, donde iba a misa.  “Mi medicina es la comunión”, decía Herteleer.

Monseñor Americo Ciani, canónigo de la Basílica Vaticana, lo recuerda como una persona con una fuerza moral auténtica debido a su “cercanía con Dios” a través de la eucarística.“Preguntaba a las personas hacía cuánto no se confesaban, hay que reconciliarse con Dios”, añadió el prelado.

Herteleer falleció a inicios de diciembre en el hospital romano Santo Spirito y el 9 de enero fue la ceremonia en el cementerio teutónico, presidida por monseñor Amerigo Ciani, acompañado por los canónigos de la basílica.

De hecho, monseñor Ciani, que tiene como hobby la pintura y que le había retratado en dos ocasiones, fue quien se dio cuenta de que el mendigo evangelizador ya no estaba en la calle como siempre. Así, pidió noticias entres los mendigos de la zona y al conocer que estaba en la morgue lo hizo enterrar en el Vaticano.

Willy había recibido hace algunos meses la oportunidad de entrar a una casa de reposo debido a su edad y estado, pero en cambio prefirió volver a la zona del Vaticano para evangelizar a otros mendigos que viven en la calle. De esta manera, volvió a dormir con otros indigentes en los diversos pórticos de los edificios del Vaticano en vía de la Conciliación.

El cementerio donde ha sido enterrado Willy es la más antigua fundación nacional alemana en Roma. El Camposanto está rodeado por un alto muro y, a primera vista, no llama la atención, pero se trata de una parcela cargada de historia.

La autorización del Papa de enterrar en el cementerio Teutónico a Willy rompe con una tradición de siglos. Según los estatutos, los que tenían derecho a la sepultura eran los miembros de la Archicofradía, los miembros de muchas casas religiosas de origen alemán y de otros dos colegios alemanes en Roma: el de Santa María del Anima y el Germánico.

Los visitantes, además de buscar a famosos del mundo eclesiástico, artístico, político o diplomático, ahora tendrán la oportunidad de ver la tumba de un hombre como Willy, anónimo para los ojos del mundo y príncipe para Jesús:

A continuación, la lista de algunos personajes importantes enterrados en el cementerio Teutónico:

Willy Herteleer (ignota –12 de diciembre 2014), príncipe de los últimos, amigo de Jesús
Josef Anton Koch, pintor paisajista (+ 1839)
Ludwig Curtius, arqueólogo (+ 1954)
Johann Baptist Anzer, primer obispo misionero de los misioneros verbitas (+ 1903)
Joseph Spithöver, decisivo promotor de la cultura alemana en Roma durante el XIX secolo (+ 1870)
Stefan Andrei, escritor (+ 1970)
Johann Martin von Wagner, arqueólogo y artista (+ 1858)
Anton de Waal, primer Rector del colegio (+ 1917)
Engelbert Kirschbaum, jesuita, arqueólogo, colaborador determinante en el descubrimiento de la tumba de Pedro (+ 1970)
Card. Gustavo von Hohenlohe (+ 1896)
Augustin Theiner, Prefecto del Archivo Secreto Vaticano (+ 1874).

 WHATSAPP FMA102
Compartir