subsecretario Oscar Brizuela

Tras la muerte de un hombre de 79 años en las Termas de Fiambalá, luego de haber tenido un infarto y de no haber recibido ninguna atención médica, el subsecretario en Salud Pública, Oscar Brizuela, aseguró que hubo abandono de servicio en el centro de salud de esta localidad. El hecho, lamentablemente, una vez más puso en tela de juicio la atención médica. Según se había informado, este hombre se descompensó cuando intentaba salir de los piletones de agua termal y murió de un paro cardiorrespiratorio, luego de ser trasladado a la ciudad de Tinogasta en una ambulancia que solo llevaba una enfermera ya que no había médicos.

El funcionario explicó que el director del Hospital de Fiambalá, Osmar Pollo, el sábado se fue del centro de salud y lo dejó sin médico.

“Hizo abandono de servicio. Si bien él es el director del hospital, no puede dejarlo sin médico. Si se va o sucede algo, debe dar aviso al jefe del área, pero no avisó a nadie y se fue. Ocurrió lo que ocurrió. El paciente necesitó asistencia de urgencia y lo atendió una enfermera novata. Y así falleció por un infarto. Cuando el jefe de área se enteró, mandó a que se cubriera la guardia”, precisó.

Además, el funcionario remarcó que por el acontecimiento se inició un sumario administrativo en contra del director del Hospital de Fiambalá. De este modo, indicó, se van a recabar todos los datos para dar paso a la acción judicial. “Luego la Justicia va a determinar”, adelantó.

El fallecimiento del hombre por la carencia de personal sanitario, tanto en el complejo termal como en el Hospital de Fiambalá, causó fastidio a la comunidad de la localidad, por lo que consideran consecuencia de “la inacción y olvido” por parte de las autoridades provinciales que no dan repuestas a diferentes necesidades de la sociedad que se vienen planteando desde hace tiempo.

Otro inconveniente surgido fue que al no haber un chofer de guardia, se tuvo que buscar otro, lo que demoró la llegada de la ambulancia al complejo.

En el vehículo solo iba una enfermera, ya que no había médicos de guardia, quienes cumplen una medida de fuerza en rechazo a los descuentos por el Impuesto a las Ganancias. Al llegar al hospital, al paciente solo se le realizaron tareas de reanimación por parte de las enfermeras y de inmediato se lo trasladó a la ciudad de Tinogasta. Allí se informó que un paro cardiorrespiratorio terminó con la vida del hombre.

Ganancias y renuncias

En otro orden, el subsecretario en Salud Pública aclaró que si bien los sanitaristas habían anunciado iniciar un plan de lucha por la aplicación del Impuesto a las Ganancias y, en algunos centros asistenciales, como en Andalgalá, hubo una presentación de renuncias masivas, hasta el momento no se presentó, formalmente, ninguna dimisión.

“La renuncia me tiene que llegar a mí, que hago los contratos de guardia. Solo llegaron nueve renuncias de Santa María, pero por diversos motivos y no por el tema Ganancias. Los servicios están cubiertos. Se debe entender que es un impuesto para todos los que ganan más de 15 mil pesos, sean o no médicos. Además, deben saber que es una responsabilidad social”, consideró.

En este sentido, remarcó que el Impuesto a las Ganancias es una medida nacional.
Por ello, para el funcionario, prácticamente no se puede intervenir en este asunto. “Lo que sí podemos hacer es ir departamento por departamento para hablar con los médicos y explicar en qué consiste y cómo se hacen los descuentos”, contó.

 WHATSAPP FMA102