Uruguay: Ascienden a dos policías que ayudaron en un parto

Nazario y Resende policías de Tacuarembó, Uruguay que ayudaron en un parto

La resolución, firmada por el ministro Eduardo Bonomi, establece que también recibirán un premio económico, equivalente al salario de un comisario.

Era una fría y lluviosa madrugada de otoño cuando Nazario y Resende estaban de turno en la Seccional 14 de Tacuarembó. Sobre la hora 03:50 recibieron un llamado telefónico que informaba que una mujer se encontraba en trabajo de parto y necesitaba una rápida atención en Paraje Sauce Solo, situado a varios kilómetros de esa ciudad.

La dificultad del mal estado del camino y la lluvia completaban un panorama que en principio parecía poco alentador ya que los agentes no contaban con los implementos necesarios para atender un parto.

Los agentes policiales comunicaron de la situación al Hospital Regional de Tacuarembó, esperando la presencia de una ambulancia que nunca llegó.

Resende y Nazario hace cuatro años que son policías. Se recibieron en la misma tanda y desde siempre han compartido destino. De hecho, han pasado juntos distintos casos pero nunca una situación tan urgente. Los agentes debieron auxiliar a la paciente, Tamara de Moura Quintana, a tener su bebé. “Cuando menos lo esperaba comencé con el trabajo de parto y si no hubiese sido por los policías no se qué hubiese sucedido”, dijo Tamara a El País.

Al no tener los implementos necesarios para una correcta atención, los policías deciden junto a un adolescente presente en el lugar, atar el cordón umbilical del bebé y trasladarlos al hospital local.

“No pudimos cortar el cordón porque no teníamos con qué hacerlo, entonces decidimos atarlo y trasladarlos al hospital”, explicó Resende.

“Fue todo muy rápido, asistimos el parto y tuvimos que trasladarla rápidamente para su atención”, recordó. Finalmente el parto se desarrolló con éxito y nació Sara Victoria.

Tensión.

La situación era compleja puesto que Tamara presentaba una fuerte hemorragia y temblores, por lo cual los efectivos decidieron cubrirla con mantas para su traslado.

“Estoy muy feliz por el reconocimiento que le hacen a los policías, porque ellos son los segundos padres de mi hija”, apuntó. La difícil situación que terminó con un final feliz, generó que los policías aún mantengan un vínculo muy cercano con Sara Victoria, la pequeña a la cual le salvaron su vida.

Simple: cumplir con el deber.

El agente Manuel Nazario no pudo participar del nacimiento de su hijo.

Sin embargo, colaboró en el parto de una vecina. “Nunca imaginé tener que asistir en un parto, no pudo estar en el de mi hijo pero pude estar con Tamara, eso me hace muy feliz”, dijo el agente. Rosende sonríe y dice que ellos simplemente hicieron su trabajo.

 WHATSAPP FMA102
Compartir