Fotografias Argentinas en el Museo de Arte Moderno de Nueva York

Fotografias Argentinas Museo de Arte Moderno Nueva York

No sólo los unió el amor sino que también la búsqueda de un lenguaje fotográfico modernista y el haber trabajado juntos en el Bauhaus, en Berlín. Pese a la intensidad de las experiencias que compartieron en el corazón de la vanguardia artística de esa época, sus respectivas carreras se mantuvieron totalmente independientes, cada uno mantuvo su estilo y sus temas.

La excelente exposición que inaugura el MoMA (Museo de Arte Moderno) de Nueva York el 17 de mayo, titulada De la Bauhaus a Buenos Aires, Grete Stern y Horacio Coppola, muestra cómo la independencia artística se mantuvo hasta que se divorciaron en 1944.

De hecho, en la exposición las fotos de Coppola y Grete –que en la Argentina son representados por la galería Jorge Mara– fueron colocadas en salas diferentes. Los marcos de las fotos de Coppola son negros, los de las de Stern, blancos. Así es mucho más fácil ver la diferencia que había entre ellos.

“Los dos tenían carreras muy destacadas antes de conocerse en Berlín en 1932. No se puede ver una influencia clara del uno sobre el otro”, dijo Sarah Meister, la encargada de seleccionar las fotos para la exposición, un trabajo que llevó dos años e incluyó numerosos viajes a Argentina, y a Europa. En diálogo con un grupo de periodistas, Meister dijo que “es increíble pero debido a que eligieron vivir en Buenos Aires, el trabajo de Coppola no es conocido en el exterior. En Estados Unidos no hay ningún otro museo que tenga fotos suyas. Esta es la primera retrospectiva de Coppola y Grete en el mundo”.

Cuando Coppola conoció a Grete en Berlín, él ya había publicado sus fotos en la prestigiosa revista Sur de Victoria Ocampo. También había ilustrado un libro de Jorge Luis Borges, Evaristo Carriego. Es decir que ya había sido aceptado en los círculos más intelectuales de Buenos Aires. Coppola también había fundado un club de cine donde, muy influido por los filmes de Sergei Eisenstein, Man Ray o Dziga Vertov, pasaba películas extranjeras.

La exposición muestra cuatro films de Coppola. Lo que predomina en su obra son, sin embargo, sus fotos sobre Buenos Aires, sus calles, la gente, las casas, los balcones …con una luz y perspectivas muy especiales. Al principio intenta conciliar lo viejo y lo nuevo, pero luego lo más importante comienza a ser lo nuevo.

Por su parte, antes de conocer a Coppola, Grete tenía también una carrera reconocida en Berlín, no solo era fotógrafa, sino que trabajaba en una empresa de publicidad muy vanguardista. Por ejemplo, hay una foto de la cabeza de una mujer cubierta por un sombrero y abajo un par de guantes cruzados que esconde el resto de su cuerpo.

Gretel era feminista, le interesaba mucho el psicoanálisis. La exposición contiene fotos de su colección Sueños, que hizo cuando ya estaba en Buenos Aires. La muestra incluye varias fotos dee sa colección. La más destacada es la que muestra a un hombre con una cabeza de tortuga llevando del brazo a una mujer que lo mira asustada. En Buenos Aires hizo llamativos retratos, entre otros de Jorge Luis Borges, Lino Enea Spilimbergo y María Elena Walsh. Todo esto y más reúne la exposición del MoMA.

Fuente: Revista Ñ

 WHATSAPP FMA102
Compartir